?>
Tus hijos

Qué es la ictericia

El color amarillento de la piel es ictericia, una condición presente en alrededor del 60 por ciento de los bebés que nacen a término durante la primera o segunda semana de vida. 

Cuando el hígado no logra metabolizar la bilirrubina (pigmento de la bilis), su acumulación en la sangre produce que la piel y las mucosas del bebé pueden adquirir un color amarillento. Los baños de sol estimulan el funcionamiento de las enzimas del hígado y habitualmente no se requiere otro tratamiento.

Sin embargo, cuando los niveles de bilirrubina son muy altos, puede impregnarse en los tejidos e incluso en el cerebro (Kernicterus), poniendo en riesgo la vida del bebé.

La ictericia suele aparecer alrededor del segundo o tercer día de vida. Comienza por la cabeza, desde donde se va extendiendo al resto del cuerpo en sentido descendente. La piel de un bebé con ictericia se ve amarillenta, apareciendo esta coloración primero en la cara, luego en el pecho y el abdomen y, por último, en las piernas. La esclerótica también puede adquirir una tonalidad amarillenta.

En la gran mayoría de los casos, la ictericia no es motivo de preocupación. Pero si los niveles de bilirrubina suben mucho porque la ictericia se deja sin tratar y los niveles continúan aumentando, se puede producir un daño permanente en el sistema nervioso del bebé. Un porcentaje muy pequeño de recién nacidos con ictericia presentan una complicación conocida como ictericia nuclear o kernícterus, la cual puede ocasionar sordera, retraso en el desarrollo o un tipo de parálisis cerebral. 

Hay que consultar inmediatamente al pediatra si la piel del bebé presenta un color amarillento, especialmente si la parte blanca de los ojos, la pancita, los brazos o piernas están amarillos. Llamá también al doctor si el bebé tiene ictericia y le cuesta despertarse, se pone muy nervioso o no quiere comer, y si presenta tan sólo una ligera ictericia durante más de tres semanas. 

En la mayoría de los casos la ictericia no necesita tratamiento. Pero en caso de que lo requiera, se considera que la fototerapia (terapia con luz) es muy segura y efectiva.

Alimentos contra el estreñimiento

El estreñimiento es uno de los trastornos que más afectan a los bebés pequeñitos. Para prevenir o solucionar este problema, enriquece su dieta diaria con fibra, ya que aumenta el volumen de la masa fecal y, por lo tanto, facilita su eliminación.

Estimulación

A partir del año, a los bebés les encanta mostrar cierta autonomía a la hora de alimentarse. Dejá que coma pequeños trocitos de comida, empleando sus manos y sus pequeños deditos, aunque se manche. Esta práctica le ayudará a desarrollar tanto sus hábitos alimenticios como la motricidad de sus manos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo