?>
Tus hijos

Problemas auditivos pueden prevenirse durante la gestación

La pérdida de audición es una de las deficiencias de nacimiento más comunes. Durante la gestación, las mamás pueden prevenir problemas auditivos en el bebé.

Tres de cada mil recién nacidos tienen problemas auditivos, y cerca de la mitad de esos casos se deben a una predisposición genética. Los restantes, pueden ser evitados a partir del cuidado de la madre durante su embarazo.

Existen diferentes factores que pueden influir en la capacidad auditiva del niño. Por eso, para que el proceso de desarrollo auditivo del bebé se lleve adelante de manera adecuada, es necesario que la futura mamá tenga ciertos cuidados e indicaciones.

El doctor Sergio Paikovsky, asesor de Gaes Centros Auditivos, advirtió que hay que tener en cuenta la vacunación, el asesoramiento genético, los controles frecuentes con médicos especialistas, la estimulación intrauterina y evitar exponer al bebé a ruidos excesivos. También la futura mamá debe evitar la exposición a medicamentos en el primer trimestre del embarazo, y suspender el tabaco y el alcohol.

Además de los cuidados durante el embarazo, las pruebas para la detección de la hipoacusia en recién nacidos aseguran una intervención y atención tempranas. En Argentina, la Ley 25.415 (Programa Nacional de Detección Temprana y Atención de la Hipoacusia) establece que todo niño debe ser evaluado en el momento de su nacimiento para descartar problemas auditivos.

"La intervención temprana es fundamental para el desarrollo del habla del niño, además del desarrollo educativo, social y emocional. Es importante que al bebé se le realice, al momento de nacer, el screening auditivo, para determinar cuál es su capacidad auditiva. Cuanto antes se realice, más posibilidades tendrá de un tratamiento", afirmó Mónica Matti, fonoaudióloga y gerente de Formación del centro médico.

Los estudios más recomendados en etapas muy tempranas son las otoemisiones acústicas y los potenciales evocados auditivos. Ambos son estudios objetivos y no invasivos. También hay que realizar un seguimiento específico a aquellos niños que, por antecedentes familiares o personales, corren riesgo de padecer hipoacusia.

Prevención

» La prevención primaria evita la mitad de los casos de pérdida de audición.

» Las causas de esta patología pueden ser hereditarias, producirse por un traumatismo, problemas durante el embarazo o el parto o por enfermedades o medicamentos que la madre consume durante los meses de gestación.

» Vacunarse contra la rubéola durante la adolescencia y en edad fecunda, antes de quedar embarazada.

» Efectuar pruebas para detectar y tratar infecciones en las embarazadas.

» Evitar el uso de algunos medicamentos durante el embarazo.

» Reducir la exposición a ruidos fuertes (tanto en el trabajo como en las actividades recreativas).

» No fumar ni beber alcohol.

» Algunas enfermedades infecciosas, por ejemplo la meningitis, el sarampión y la parotiditis, pueden ocasionar pérdida de audición, principalmente en la niñez, pero también ulteriormente.

  • Semana 14 de gestación

* El bebé ya ha desarrollado su sentido auditivo.

* Puede diferenciar los sonidos provenientes del cuerpo materno y aquellos ruidos provenientes del exterior como voces y música, entre otros.

* Recibe la voz materna a más decibeles que las voces del resto de las personas, por eso la puede reconocer.

* La hipoacusia es la pérdida parcial o total de la audición y afecta al desarrollo cognitivo, relacional e intelectual de una persona.

* Tres de cada mil bebés nacen con esta patología, que posee diversidad de agentes que la pueden producir.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo