?>
Tus hijos

"¿Mamá, vos querés estar flaca?", le preguntó su hija, y esto respondió la madre

Una niña de 8 años observa a su madre hacer ejercicio y cuidar de su cuerpo con mucho empeño. Y la pregunta llegó sola. Mirá lo que respondió esta mujer que es bloguera además del Huffington Post.

La niña tiene 8 años. Inocencia en su estado puro y una edad donde las preguntas salen así, sin filtros (quién pudiera volver a esos tiempos). Observa cómo su mamá va al gimnasio y también se esfuerza en casa por cuidar su cuerpo.

Entonces, tras observarla un rato, "dispara" sin mayores complicaciones: "¿Mamá, vos querés estar flaca?". El episodio le ocurrió a la bloguera Regan Log, quien desarrolla sus tareas entre otras publicaciones en Huffington Post.

Ella decidió contarlo, y estuvo lejos de esquivarle a la respuesta, que te va a sorprender. Mirá y dejanos tu opinión.  

"Mamá, ¿quieres estar delgada?" Mi hija de ocho años me lo preguntó y me sorprendió un poco.

Me pilló (agarró) desprevenida porque yo nunca había dicho que quería estar delgada. Pero, por otra parte, no me sorprendía porque ella me ve hacer ejercicio y me oye hablar de nutrición y, además, mi marido trabaja en ese sector.

Vi cómo me miraba, esperando una respuesta, y supe qué era lo que quería decir. Soy madre de tres niñas y estoy intentando moldearlas. No quiero que tengan ningún complejo con respecto a su cuerpo, ni que se sientan incómodas o que se comparen con alguien pensando que tienen que tener su cuerpo.

Pero...

Quiero que mis hijas valoren su salud, quiero que respeten sus cuerpos y quiero asegurarme de que sean respetadas.

Quiero que mis hijas vean la salud como una prioridad durante toda su vida, que no dejen de esforzarse por convertirse en las mejores versiones de ellas mismas. Física, emocional y espiritualmente.

El vínculo mamá e hija, esa relación que se mantiene inalterable.

Mis hijas no recordarán cuántas flexiones podía hacer, ni lo que tardaba en correr cinco kilómetros, ni la talla que llevaba (o la que no llevaba)...

Pero sí que recordarán que su madre era fuerte, valiente y que creía en ella misma cuando nadie más lo hacía.

Y pese a todas las situaciones difíciles, inmensamente difíciles...

Pese a todas esas ocasiones en las que habría sido más fácil tirar la toalla, mis hijas las recordarán como los momentos en los que su madre salió adelante con más fuerzas aún.

Quiero que mis hijas echen la vista atrás y digan: "No nos hemos rendido nunca gracias a nuestra madre".

Así que, sin dudarlo, me agaché y miré a mi hija a los ojos.

"Pero, mamá, ¿entonces...?"

"No, cariño. ¡Mamá quiere ser fuerte!"

Me abrazó y me susurró: "Entonces yo también quiero ser fuerte".

El vínculo mamá e hija, esa relación que se mantiene inalterable.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo