?>
Tus hijos

Cómo y cuándo hablar con los hijos sobre sexo y sexualidad

Hablar con los hijos sobre sexo, a muchos papás le puede resultar incómodo. Sin embargo, es una práctica que no se debe eludir. Existen muchas y diferentes formas de iniciar la conversación.

En Argentina, los jóvenes tienen su primera experiencia sexual, en promedio, a los 14 años de edad. Una de las últimas encuestas que se hizo sobre educación sexual entre adolescentes, puso al descubierto que los conocimientos que los chicos tienen sobre sexo y sexualidad, los extraen en casi un 80 por ciento de las conversaciones con sus pares o de las películas pornográficas.

De esos datos, se infiere que los padres y docentes están prácticamente ausentes en esa parte central de la formación de los chicos. Así y todo, está demostrado que los papás son la mayor influencia en las decisiones sobre sexo de sus hijos.

La semana pasada, en el horario central de la televisión, una de las telenovelas más vistas por adolescentes (incluso niños de entre 8 y 9 años), puso al aire un capítulo que justamente dejaba ver todo sobre sexo. En la tira Esperanza Mía, los protagonistas (el precoz obispo Tomás y la indecisa novicia Esperanza) hicieron el amor.

Hasta ahí, un poco más de los mismo y nada de lo que hoy por hoy la televisión no muestre al desnudo. Pero sucede que la mayoría de los televidentes de esa novela son niños pequeños, que aún no hay tenido ninguna experiencia sexual y, la mayoría, no habló nunca de sexo y sexualidad con sus padres.

Entonces, ¿es la novela una "excusa" para comenzar a dialogar con los niños, o de ninguna manera la televisión debe funcionar como disparador? Consultada por Tu Día, la sexóloga Silvia Aguirre asegura que el diálogo y la confianza en el entorno familiar es la clave para poder abordar estos temas.

"Se puede usar una escena como esa para hablar, pero hay que tener ganas de hacerlo y los padres vienen demostrando que esquivan el tema. El gran problema con Esperanza Mía, o sin ella, es la soledad en la que se educan sexualmente y afectivamente nuestros adolescentes", afirma la profesional.

En ese sentido, la consultora psicológica Cristina Inés Papazian, recomienda comenzar a hablar con los hijos sobre la sexualidad en los primeros años de su niñez. "No hay una edad determinada, no obstante a partir de los 5 años, los niños comienzan a hacer preguntas, y generalmente el disparador es la tele o alguna conversación. Y en ese sentido, hay que saber que la masificación conduce a distorsiones. Por eso, mientras antes como padres podamos dar nuestra opinión, estaremos abriendo el juego del diálogo, al intercambio de ideas", explica la counselor y miembro de la Asociación Argentina de Counseling.

Para que el mensaje resulte mucho más efectivo, Aguirre aconseja hablar de lo bueno del sexo. "El clima de confianza en la casa es fundamental, en el cual los chicos puedan manifestarse. Hay que lograr que entiendan que este momento vale la pena disfrutarlo con alegría y responsabilidad. Pero siempre transmitiendo el concepto de salud sexualmente transmisible", agrega.

Papazian aclara que una educación sexual sana comienza en casa, cuando puede construirse desde el diálogo, aceptando lo propio y lo que traen los hijos en su condición de personas: "Es de esperar que cuando el momento llegue, no se trate de activar el disparador del diálogo, sino que previamente se hayan podido transmitir algunas herramientas para transitar este aspecto".

Cómo hablar

» No hay una receta única ni un momento preciso. Es un transitar que permite que los jóvenes hagan elecciones sexuales con una actitud responsable.

» Los padres deben ser guías orientadores de una elección que será propia de cada hijo en relación a sus experiencias.

» Durante la infancia, lo primero es reconocer el cuerpo humano, su funcionamiento y la importancia de saber que el cuerpo humano tiene una parte funcional y otra emocional.

» Un tema importante en la adolescencia es escuchar a los hijos de forma activa, sin juzgar sus experiencias ni las que puedan comentar de sus amigos.

» Permitirle a los chicos expresar sus dudas y brindar la mejor información sobre los métodos anticonceptivos, las enfermedades de transmisión sexual y la incidencia del consumo de drogas y alcohol para la propia salud y la de la descendencia.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo