?>
Tus hijos

Ambliopía en bebés y niños: qué es y cómo detectarla a tiempo

La ambliopía, u ojo perezoso, es un problema visual común en niños. Dos especialistas explican la importancia de una intervención temprana y una mirada atenta en los más chicos.

La ambliopía, u ojo perezoso, es un problema visual común en los chicos. Consiste en un menor desarrollo de la visión, que puede suceder incluso sin un problema estructural del ojo. Esta enfermedad produce restricciones educativas y laborales y es la causa más frecuente de pérdida visual unilateral en niños y jóvenes.

La disminución en la visión ocurre cuando uno o ambos ojos envían una imagen borrosa al cerebro. Entonces, la mente aprende a ver borroso con ese ojo, aún cuando esté usando anteojos. Esta patología es potencialmente reversible con tratamiento oportuno, por eso la detección precoz posibilita su corrección total o parcial.

Respecto de las causas de la ambliopía, Marisa Bartolomé, miembro del Servicio de Oftalmología y Neurología Infantil del Hospital Italiano, explicó que son varias. "Entre ellas, el estrabismo, que es una desviación del eje visual de uno de los ojos. En ese caso, hablamos de ambliopía estrábica, que se produce porque el cerebro suprime la imagen recibida por el ojo desviado y, por lo tanto, no desarrolla todo su potencial visual", detalló la oftalmóloga.

Eso también ocurre en los errores refractivos (miopía, astigmatismo e hipermetropía) y de opacidad (como catarata), donde un ojo ve menos que el otro. Por lo tanto, se cancela la visión de un ojo y sólo se utiliza el de mejor visión. Así, la disminución de la visión en el ojo desviado será permanente e irreversible si este defecto no se corrige durante la denominada época de plasticidad cerebral (hasta los 8 años de edad aproximadamente).

Celia Sánchez, oftalmóloga del Italiano, subrayó la importancia de tratar temprano esta patología para poder curarla: "el tratamiento de la ambliopía es posible en la mayoría de los casos. La estimulación visual es fundamental como parte del proceso de recuperación. Y su objetivo básico es, en principio, que el niño confiera un significado a los estímulos visuales que recibe, de modo que pueda llegar a formar un proceso visual y que éste sea potenciado al máximo".

El tratamiento está destinado a aumentar el uso del ojo débil y los niños pueden usar un parche en el ojo fuerte, gotas en el ojo que temporalmente hacen borrosa la visión en ese ojo, o lentes correctivos.

A no ser que el niño presente un ojo bizco, con frecuencia no hay manera de que los padres sepan que algo no funciona bien. Para diagnosticar la ambliopía, los niños deben someterse a un examen visual.

Previsible y tratable

  • La ambliopía es totalmente prevenible y tratable, de ahí la importancia de detectarla durante los primeros años de vida del niño.
  • Si no se trata, el ojo ambliope puede sufrir una pérdida visual irreversible.
  • El éxito en el tratamiento depende de la severidad de la ambliopía y de la edad del niño cuando se inicia el tratamiento.
  • El oftalmólogo primero realiza un diagnóstico de la causa para después corregir la ambliopía.
  • Cuanto antes el oftalmólogo realice el diagnóstico, y se comience dicho tratamiento, mejor será el pronóstico.

Ver bien

La visión es, por excelencia, el sentido del aprendizaje, las relaciones sociales y la comunicación.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo