?>
Tus hijos

Abrió la Residencia Universitaria de Fundación Sí Córdoba

En la casa convivirán 28 estudiantes del interior de la provincia, que recibirán alojamiento, alimentos, apoyo y contención emocional.

Fernando y Fabricio llegaron a Córdoba hace unos pocos días. El primero, desde el este de la provincia; el segundo, desde el noreste. Ambos dejaron a sus familias y se instalaron en la ciudad para cumplir uno de sus sueños: seguir una carrera universitaria.

Fernando Ferreyra es de Las Varillas y estudia ingeniería electrónica. Fabricio Cabral, de Capilla de Sitón, quiere ser ingeniero agrónomo. Los dos están cursando los respectivos cursos de ingreso y se conocieron en la Residencia Universitaria que Fundación Sí Córdoba acaba de abrir en la ciudad. Para ellos, esta es la única posibilidad de estudiar en la Universidad Nacional de Córdoba.

La Residencia Universitaria les brinda alojamiento, alimentos, apoyo estudiantil y contención emocional a 28 chicos del interior de la provincia de Córdoba. El sábado 21 de enero llegaron los primeros residentes, mañana entran otros 12 y en marzo los dos restantes.

"El año pasado nos comunicamos con todas las escuelas secundarias del interior; primero lo hicimos a través de una carta contando el proyecto y después las visitamos para contarles a los chicos de qué se trataba", explica a Tu Día Marcos Uran, responsable de Fundación Sí Córdoba.

Fabricio reafirma las palabras de Marcos, contando su propia experiencia: "En nuestra escuela, una escuela rural, que depende del Ipem de Cañada de Luque, nos dijeron que había un formulario para una beca. En ese momento no le presté mucha atención, pero cuando dijeron que habían dejado los papeles en la fotocopiadora fui y dije 'en una de esas tengo suerte'. Marcos me mandó un mensaje para que venga a una entrevista, me organicé con un compañero y vinimos".

Y sigue: "Me entrevistó Marcos con una psicóloga. Me emocioné porque me dieron muchas esperanzas, me fui muy contento a casa. Una semana y media después suena el teléfono y era Marcos preguntándome si creía que había entrado o no. Así llegué hasta acá".

Fernando tiene tres hermanos y la realidad económica de su familia no le hubiese permitido venir a la ciudad a estudiar lo que siempre quiso. Por esta razón, valora mucho la oportunidad que le brinda la Fundación.

"Esta es una oportunidad única, en mi caso lo valoro mucho porque de otra manera no hubiese podido hacerlo. Soy un chico de recursos económicos muy bajos y se me dificultaba mucho", relata.

Y continúa: "Me gustó que le dieran mucha importancia a lo sentimental, que nos preguntaran por qué elegíamos esto y qué sentíamos. Había que elegir a conciencia y pensar que era prácticamente nuestro futuro. Que mejor de lo que estamos acá no vamos a encontrar".

Distintas historias, realidades semejantes. La realidad de todos los chicos que viven en la casa son similares a las de Fabricio y Fernando. Si bien, desde la fundación no se les exige un rendimiento académico determinado, todos tienen en claro que deben asumir el compromiso de estudiar y mantener una sana convivencia con el resto de los estudiantes.

"Mi mamá y mi papá se emocionaron cuando se enteraron que tenía esta oportunidad. Nosotros somos del campo y yo hacía 15 kilómetros todos los días para ir a la escuela. Durante seis años, fuí todos los días en moto, pasando frío, calor, bajo el agua. Cuando llovía, enterrado en el barro. Mis padres lagrimearon a la par mía y mis lágrimas son de felicidad", cuenta con profunda emoción Fabricio.

"Acá ya tiene otra familia", agrega Fer mientras explica cómo se dividieron las tareas de la casa. "La convivencia es la mejor. Hicimos un pequeño sorteo y nos dividimos en grupo para limpiar, lavar, limpiar el living, la pileta. Después iremos rotando. Está claro que si ves un papel en el piso, no podés esperar a que otro lo levante", indica.

Los estudiantes viven solos, pero no están solos. Los voluntarios de la Fundación Sí Córdoba los apuntalan continuamente. "Hay un acompañamiento muy fuerte, en el que también están involucrados distintos profesionales. Hay chicos que vienen de caserios o que vivían en lugares donde sólo hay tres casas y vivir en Córdoba es un cambio muy grande, no sólo por la ciudad, también por el mundo universitario. Hacemos acompañamiento emocional y académico", dice Marcos Uran.

Y agrega: "A cada chico que ingresa a la Facultad se le busca un tutor de la profesión que eligió para que lo vaya acompañando en todo el trayecto académico. Además de todo el apoyo escolar que pueden ir necesitando sobre las materias que les vaya costando".

En definitiva, y como se encarga de aclarar el titular de la ONG en Córdoba, en el proyecto, la casa pasa a ser lo de menos, lo más rico es la contención. Y al entrar en la casa, se percibe. Hay clima familiar, en una sala un grupo estudia; en otra, es tiempo de descanso. Comen juntos y se ayudan entre todos. Cada uno sabe que es importante para la concreción de los sueños de sus compañeros. El compromiso está en el aire y el respeto es moneda corriente.

"A la tarde cuando volvía de la escuela, yo trabajaba con el papá. Llegaba cansado y no tenía mucho tiempo como para estudiar, pero siempre tuve buenos promedios. Para mí, el premio al esfuerzo fue llevar la bandera de Córdoba. Estar acá me provoca paz, a esto lo siento muy mío y estoy, al igual que el resto de los chicos, muy agradecido con todos los de la fundación. Espero poder devolverlo con el título", se vuelve a emocionar Fabricio.

Y Fer cierra: "Siempre valoré como se fueron dando las cosas. En el primario siempre me destaqué y en el secundario tuve la bandera, recibí becas. Esto es parte de nuestro futuro y de formarnos de la mejor manera que se pueda".

La casa

Esta es la tercera Residencia Universitaria de Fundación Sí en el país. La primera se abrió en Santiago del Estero y la segunda en La Rioja. La primera semana de febrero será la apertura de la casa en Catamarca (la cuarta en Argentina).

El proyecto se subsidia con donaciones de empresas y particulares (desde $50 por mes a través de tarjetas de crédito). La política de la ONG es no recibir donaciones de partidos políticos ni entidades religiosas tampoco.

Entre las donaciones, también reciben libros para ser utilizados en las distintas carreras. Si te interesa colaborar con la fundación podés comunicarte por correo a cordoba@fundacionsi.org.ar o a través de las redes sociales (Facebook, Twitter) o ingresá a www.fundacionsi.org.ar

Pautas a respetar

  • Avisar si no duermen en la casa.
  • No puede dormir nadie ajeno a la residencia.
  • No pueden consumir ninguna sustancia dentro de la casa.
  • Compromiso con el estudio y la carrera elegida.
  • Pueden recibir visitas de los familiares, amigos o compañeros de la Facultad (para hacer trabajos en grupo).
  • La carrera elegida puede ser universitaria o de nivel terciario, pero pública.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo