?>
Tus abuelos

Para vivir 100 años hay que generar políticas inclusivas hacia los adultos mayores

En su último libro, el doctor Carlos Presman, a través del relato de pacientes longevos busca empoderar al adulto mayor. “Llegar a los 100 años es un logro colectivo”, afirma.

“Una sociedad que no se piensa en el tiempo, que niega su propio envejecimiento, no advierte el futuro. Nunca hay que olvidarse que el viejo soy yo más tiempo. Todos llevamos un viejo adentro”, escribe el doctor Carlos Presman en la contratapa de su último libro Vivir 100 años. La publicación tiene un claro mensaje. A través de las historias de pacientes longevos, el autor intenta desterrar el concepto con el que habitualmente se asocia a la vejez: enfermedad. Pero además, afirma que una persona que está incluida en la sociedad vive más tiempo que una vive en soledad.

“El nuevo paradigma que uno quiere establecer es que, llegar a los 100 años es todo un éxito, social y colectivo. Aquellos que viven solos, viven 10 años menos que quienes están integrados a la familia y a la sociedad. Por eso mantengo que, el logro de llegar a los 100 años es colectivo e implica incluir a los adultos mayores y generar políticas públicas de inclusión que recuperen la vejez como un capital social fundamental para la sociedad”, le dice el doctor Presman a Tu Día.

Asociar a la vejez con la enfermedad es un gran error. Es por esta razón que el autor del libro afirma: “Desde el primer capítulo se dice que envejecer no es sinónimo de enfermarse. Hay enfermedades propias de los viejos y también hay cambios propios del envejecimiento normal”.

Los avances tecnológicos, entre otros, han favorecido la posibilidad de prolongar la existencia. Hoy, la expectativa de vida es mayor, y el doctor Presman explica que la respuesta a cómo vivir 100 años de felicidad no la debería dar un médico. “El saber no está del lugar del médico sino del paciente que ha tenido la sabiduría para llegar a los 100 años”, agrega el especialista.

Un modelo de consumo que atenta contra la vejez. En muchos casos, nuestros viejos (dicho sin ningún tono despectivo), son invisibilizados, ignorados, excluidos. En muchos casos, pareciera que no son útiles al sistema y esto nos ha transformado en una sociedad gerontofóbica. Sobre esto, el autor manifiesta: “Es la consecuencia de una sociedad de consumo basada en la imagen. Se ha construido una cultura en la que los adultos mayores no son objeto de consumo de los bienes de mayor rentabilidad (vehículos, diversos alimentos o indumentaria de moda, entre otros) y eso los deja fuera de una sociedad de consumo que establece su mecanismo económico basado en la publicidad y la imagen. Desde ese lugar los viejos sobran”.

Y agrega: “El problema, y lo que se plantea en el libro, es que uno es más viejo más tiempo. Así como nosotros estamos tratando hoy a nuestros adultos mayores, así nos tratarán cuando lleguemos a esa edad. El libro es una provocación a una reflexión ética sobre un imperativo de salud que debiéramos tener en la primera línea a la hora de abordar la problemática de la convivencia en sociedad”.

El objetivo es empoderar a los mayores, hacerlos tomar conciencia de sus derechos, mantener y aumentar las estrategias que ya existen desde distintos organismos como la Universidad Nacional de Córdoba, distintos centros de jubilados, Pami, entre otros.

El libro

Vivir 100 años reúne testimonios de pacientes longevos, historias que le permitieron al autor ser testigo privilegiado y aprender cuál es la sabiduría de vivir.

El autor
 
Carlos Presman es doctor en medicina, especialista en medicina interna y terapia intensiva. Docente de la Universidad Nacional de Córdoba en el área de Clínica Médica del Hospital Nacional de Clínicas. Entre los libros publicados se encuentran Letra de médico (tomos I y II), textos que son utilizados en facultades de Ciencias Médicas de Universidades Nacionales y en la Universidad de San Pablo, Brasil.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo