?>
Tus abuelos

Cómo prevenir caídas y cuáles son los factores que las predisponen

La prevención de caídas en adultos mayores es uno de los objetivos que se persigue a nivel mundial. El trabajo interdisciplinario, uno de los ejes.

El avance de la medicina posibilita el incremento de la población geronte mundial y, con ello, va en aumento el porcentaje de individuos con trastornos de marcha. A los 60 años, el 15% de las personas tiene alteraciones al andar; 10 años más tarde, a los 70, esta cifra asciende a un 35%; y a los 85 años, se convierte en un 50%.

La alteración de la marcha se puede complicar con caídas y es predictor del deterioro funcional que conduce al deterioro psicológico. La prevención es uno de los objetivos más importantes en el abordaje de esta temática y en el cual debe trabajarse de manera interdisciplinaria.

"Es importante instruir a toda la población mayor de 65 años sobre las estrategias para la prevención de caídas y, que ellos mismos, participen en su propio cuidado. Debemos prevenir las caídas a cualquier precio porque, además de traumatismos de cráneo y fracturas, generan miedo a volver a caer. Eso conduce a retraerse, a la sobreprotección del entorno, reposo prolongado (muchas veces inadecuado), disminución de la movilidad articular y aumento de la debilidad muscular", indica a Tu Día la kinesióloga María Elena Moresco, coordinadora del Taller de Caídas del Hospital Italiano de Buenos Aires.

Y continúa: "El miedo a caer afecta el funcionamiento social, conduce a limitación progresiva, pérdida del interés, falta de estímulo, desarrollo de depresión y aislamiento".

La familia cumple un rol muy importante en materia de prevención, es el timón en la vida del adulto mayor.

"Quienes forman parte del entorno detectan la necesidad de un cuidador, promueven las visitas al médico y lo alertan cuando aparece un nuevo deterioro, supervisan que el paciente este tomando su medicación, lo estimulan a salir de su casa y lo alientan a la actividad social sacándolo de su pasividad y retraimiento", explica la especialista.

Y agrega: "Ellos exigen al cuidador su higiene, hidratación y nutrición; corrigen las barreras arquitectónicas en el hogar adaptándoselo a sus necesidades; acompañan al paciente en su internación y se ocupan de administrarle su recurso económico. Cuando el paciente está solo, sin red de contención, necesita de un cuidador que cumpla con ese rol o bien necesita recurrir a una institución que lo cuide".

Asistente de marcha. Llegado el momento de necesitar ayuda ¿cómo debe ser el bastón para cumplir con su función? ¿Cómo hay que utilizarlo correctamente? ¿Qué otros elementos pueden aportar seguridad para moverse? "El bastón se indica en pacientes que tengan dolor en alguna articulación del miembro inferior. Este actúa reduciendo la carga sobre la pierna afectada para permitir una marcha más estable. No es fácil aprender a usar correctamente un bastón. Los adultos muy mayores tienen limitación para incorporarlo en su marcha", indica Moresco.

En general, se indica en adultos con función cognitiva conservada, capaces de lateralizar el peso del cuerpo hacia el lado del bastón y con habilidad suficiente para aprender una marcha sincronizada.

"Hay personas que llevan el bastón 'de paseo' sin usarlo como elemento para descargar peso o, lo que es peor, ubicándolo en la línea de marcha, cosa que puede provocarle una caída", dice.

Y sigue: "Es importante aceptar un elemento de ayuda externa para la marcha. Algunos prefieren quedarse encerrados antes que someterse a un bastón. Salen de sus casas solo si otra persona los acompaña. Este 'bastón humano' genera, en poco tiempo, una dependencia psicofísica. No logran darse cuenta que un trípode, un andador, una silla de ruedas, están para ayudar a mantenerse independientes".

Cómo prevenir caídas

  • Calzado adecuado.
  • Asistente de marcha indicado por su kinesiólogo.
  • Barandas en escalera y bañadera.
  • Elevador de inodoro o inodoro portátil para dejar de noche al lado de la cama.
  • Suelos: eliminar alfombras, cables y encerados.
  • Alfombra antideslizante en bañadera.
  • Puertas y pasillos amplios, despejar los pasos.
  • Iluminación adecuada. De noche dejar la luz del baño prendida.
  • 30 min de caminata o actividad física diaria
  • Minimizar el aislamiento y promover la socialización que nos pone en modo "activo"

Calzado seguro

  • Atención con el número real que calza HOY.
  • Debe tomar bien todo el pie.
  • Horma amplia: dedos flojos.
  • Cuero blando para que no lastime o materiales elastizados.
  • Suela mullida, bien acolchada (esto es lo más importante), que amortigüe cada impacto del talón en el piso.
  • Cordones: ¡NO! Elegirlos con belcros o elásticos.
  • ¿Taco? Sí, chino, bien ancho y de goma.
  • Contrafuerte reforzado para proteger el talón.
  • Mínimo de costuras internas para evitar la fricción.

Importancia y beneficios del ejercicio

Músculos fuertes es sinónimo de músculos bien nutridos. Es necesario ingerir proteína en abundancia (carnes, pollo, pescado, lácteos, huevo).

  • Mejora fuerza, equilibrio, coordinación y destreza; resistencia, movilidad articular y flexibilidad.
  • Mejora postura y marcha.
  • Disminuye dolores.
  • Favorece el retorno venoso.
  • Reduce la osteoporosis.
  • Previene caídas.
  • Disminuye el miedo a caer.
  • Mejora la autoconfianza.
  • Reduce depresión, stress y ansiedad.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo