?>
Tus abuelos

Claves para una buena calidad de vida en la tercera edad

Tercera edad no es sinónimo de ningún final. Muy por el contrario, con la llegada de la madurez es posible conservar y mejorar la calidad de vida.

Pasá tiempo en familia. El compartir con tus hijos, sobrinos, nietos y hasta bisnietos te ayudará a recordar hermosos momentos y a vivir nuevas experiencias con los que más querés. Invitalos a tu casa y cuenten historias, cuentos, canten, bailen y disfruten lo hermoso de la vida. Dejá atrás las cadenas del pasado. Las viejas disputas, rencores y malentendidos pueden corromper la tranquilidad y calidad de vida. Dejá atrás lo que te hace daño y mirá hacia adelante con los ojos llenos de amor, perdón y optimismo por la vida.

Comé carnes rojas y blancas. Antes de cocinarlas, retirá la grasa visible. Evitá salteados y frituras. Moderá el consumo de azúcar y sal. Vigilá la ingesta de líquidos: hay que tomar abundante agua potable durante todo el día. Con el envejecimiento hay cambios en el balance hidro-electrolítico y el contenido del agua corporal tiende a disminuir. Cuidá la dentadura y la higiene bucal y abandoná el hábito de fumar. 

Con pequeños hábitos diarios se puede mantener la forma para que el cuerpo no se quede estancado y puedas mantenerte siempre ágil. Una de las claves es convertir prácticas sedentarias en pequeñas prácticas de ejercicio. Por ejemplo, podés sustituir el hecho de cambiar de canal de la televisión con el control remoto por levantarte y cambiarlo directamente en el aparato. O bien cambiar la rutina de ver la televisión por salir a caminar al aire libre.

Recordá que algo muy importante es la actitud con que tomamos ciertos acontecimientos de la vida. Llegar a la vejez no es malo, ni aburrido, ni genera una molestia para los demás. Quien te ama, lo hará en cada momento. Disfrutá todo lo que vivís, reviví tus experiencias y no te aísles. Sonreír mejora notablemente tu calidad de vida.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo