?>
Tus abuelos

Beneficios de desarrollar tareas solidarias en la tercera edad

Nunca es tarde para poner en práctica las ganas de ayudar y de construir un mundo mejor. Sentirse útiles, participar e integrarse a la comunidad a la que pertenecen, los beneficios.

¿Qué es la solidaridad? A la hora de definir este concepto no debe confundirse con asistencialismo. Entonces, para aquellos que deseen poner en práctica sus ganas de ayudar, de construir un mundo mejor, sin importar la edad que tengan, es necesario atravesar esta diferenciación para poder pasar a una segunda etapa: pensar qué hacer.

Una vez resuelta esta cuestión, para quienes transitan la tercera edad, el próximo punto a evaluar será cuáles son sus posibilidades para no estar centrados en las limitaciones. Un proceso que vivieron residentes de Edificio Manantial, vivienda asistida para gente mayor, quienes pusieron manos a la obra en un taller solidario.

"Ellos primeros decidieron que su ayuda iría dirigida a niños de jardines de infantes. Luego, ahondaron en qué podían hacer y para encontrar el objetivo se remontaron a qué era lo que los divertía entre los tres y los cinco años", explica Celia Paez, coordinadora del área social de la institución.

"Así, estos adultos mayores empezaron a revivir su infancia y a debatir si había diferencias con respecto a su época, y las encontraron, pero también de ahí nació la idea de hacer títeres".

Convocaron a los integrantes del taller literario para poder construir lo que iba a ser el texto de la obra a montar. Juntos definieron la característica de los personajes y la idea central de la historia. "A su vez, los títeres y el retablo fueron confeccionados durante el taller de artesanías, espacio que brinda el tiempo para la creación y destreza manual", cuenta Paez.

Y sigue: "Allí también tuvimos la colaboración especial de una de nuestras residentes para la elaboración de la ropa de los títeres. Ella pudo utilizar todo su saber y se acerco al proyecto del que no participaba hasta ese momento".

En el momento de ensayar la obra intervino el taller de teatro y cada actor investigó para crear su personaje. Además, se grabó en un estudio de audio profesional la obra completa.

"Esta producción, planificada por cada coordinador de los talleres para estimular lo cognitivo, la creatividad y la destrezas, fue muy interesante y entusiasta para los residentes que iban viendo la transformación de la idea en algo concreto, con el paso del tiempo y el paso de un taller a otro", expresa la especialista.

En cada encuentro los artífices de la idea disfrutaron del contacto con los más chicos, sus ocurrencias y la alegría de la niñez. "Después de la primera presentación, se hizo una reunión de evaluación y, si bien siempre encontramos cosas para mejorar, se palparon las ganas de seguir planificando otros encuentros, surgieron ideas nuevas y se valoró lo realizado", cuenta Paez.

Y cierra: "Estaban intactas las ganas de ayudar a otros integrantes de la población, el descubrimiento de integrantes del grupo, la valorización de los saberes, transmitirlos a sus pares y a quienes los quieran escuchar".

Beneficios

Los adultos mayores se sienten útiles, participan y están integrados a la comunidad a la que pertenecen.

Pueden poner su experiencia al servicio de un proyecto en común y experimentan paso a paso cómo concretan un proyecto.

 

 

 

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo