?>
Tu tecnología

Cómo usar de manera responsable el grupo de padres del cole en WhatsApp

Formar un grupo de padres en WhatsApp es una tarea más en el ámbito escolar. Aunque es una práctica rápida e instantánea para informarse, puede implicar riesgos. Cuáles son y cómo evitarlos.

Desde que Internet irrumpió en la vida de las personas, no dejan de aparecer nuevos mecanismos que facilitan la comunicación y el intercambio de información. Cada vez más ágiles y modernos, son fáciles de usar y están al alcance incluso de los más análogos.

Como WhatsApp, la herramienta de mensajería más utilizada hoy por hoy, que a fuerza de inmediatez y utilidad logró traspasar las puertas de los colegios, hasta ahora pensadas sólo de papel y lápiz. Dentro del ámbito escolar, los padres forman grupos en esa red y comparten toda la información referida al curso de sus hijos.

Tareas, fechas de exámenes, materiales para llevar a clase, temas de la prueba, viajes de estudio, regalos en grupo para el día del maestro, fechas de cumpleaños, nombre de libros, hasta el lugar y la fecha de algún encuentro informal fuera del colegio. Todo se informa y comparte en ese grupo de WhatsApp.

Está claro que, bien utilizada, esta tecnología es una opción muy práctica y ayuda a padres, maestros y colegio a difundir e intercambiar información. Incluso, directivos del colegio San Pablo Apóstol aseguraron que es un instrumento que puede mejorar la relación entre la comunidad educativa y la sociedad.

Sin embargo, las autoridades de ese establecimiento advirtieron que esta práctica puede suponer algún riesgo: cuando ese grupo también se construye en un foro de opinión, en el que prima la crítica, el chisme y los insultos.

En ese sentido, Rodrigo Bonini, especialista en Política Criminal, aseguró que la información, comentarios, avisos, opiniones y coordinaciones entre los padres pueden ser un riesgo si la aplicación no se administra de manera responsable y segura. “Esta herramienta no debería transformarse en un foro de opinión, protesta, crítica o de rumores tanto en lo relativo al funcionamiento de la escuela, los profesores o incluso los estudiantes. Debe procurarse evitar la desvirtuación de la esencia de esta herramienta. De ser así, los grupos pueden resultar ineficientes y/o tóxicos”, detalló el licenciado.

Desde otros colegios explicaron que, en algunos casos, en los grupos de padres y madres de WhatsApp se hacen críticas destructivas, se agrede y rumorea. Se cuestiona la labor del profesor o del colegio. Como consecuencia, se daña la calidad del vínculo humano y la confianza mutua. Muchos de ellos han enviado esta suerte de recomendaciones por mail a los padres y las han reforzado en las primeras reuniones mantenidas este año.

Para evitar malos entendidos y hacer un uso responsable de esta herramienta, Bonini recomendó no interactuar con personas que no se tiene un vínculo real, no dar información personal (número de teléfono, direcciones, fotografías propias, de familiares o de amigos sin su consentimiento) y no intercambiar contraseñas.

También aconsejó bloquear a contactos desconocidos que insisten en entablar un dialogo, no descargar archivos multimedia, no poner foto personal como perfil y evitar encuentros personales con personas que han conocido a través de ese sistema.

Uso responsable

  • Ante cualquier comentario, duda, queja, sugerencia, hablá directamente con el colegio, profesor o equipo directivo.
  • Usá adecuadamente el grupo. Para intercambiar información, organizarse y estar al tanto de lo que sucede en el ámbito escolar.
  • Cortá con los usos inadecuados. Evitá las críticas, murmurar y opinar sobre aspectos personales que no tienen que ver con las tareas escolares. Otra opción es abandonar el grupo.
  • Cualquier inquietud que tengas respecto de la educación de tus hijos, no la trates de solucionar en el WhatsApp ni en la puerta del colegio. Hablá directamente con los responsables: maestros, profesores ó directores.

Efecto negativo

Si no se gestiona de manera responsable, se puede generar información equivoca, ruptura de relaciones personales y conflictos grupales.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo