?>
Tu tecnología

Cómo integrar aplicaciones como el Pokémon Go a las aulas

El videojuego de realidad aumentada, furor en todo el mundo, irrumpió en diferentes ámbitos. Las aulas no son la excepción. Especialistas explican cómo sacarle rédito al fenómeno.

Si algo no se le puede discutir a Pokémon Go es que su irrupción en el mundo de los videojuegos rompió con todos los límites imaginables (hasta ahora). Claro que la tecnología es así, una máquina imparable de generar y transformar, con la impresionante virtud de reinventarse todo el tiempo.

La aplicación que causó furor en el mundo entero dejó servida en la mano de millones de personas la tecnología de la realidad aumentada. Aunque esa experiencia no es el único beneficio o utilidad que puede originar este juego. Así como la tecnología cambia todo el tiempo, su incursión también modifica la forma en la que se enseña y aprende.

Especialistas consultados por Tu Día aseguran que se puede aprovechar este auge para incentivar a los estudiantes e integrar el videojuego a las aulas para enriquecer contenidos y hacerlos más atractivos.

MIRADAS. Eduardo Aguirre, periodista especializado en tecnología, consideró que dentro de las aulas se le puede dar un correcto uso al juego, tanto con fines educativos para los maestros, como un método atractivo para los estudiantes.

“Las pokeparadas y los gimnasios del juego están ubicados en sitios emblemáticos de nuestra ciudad, por lo cual es posible utilizarlos como punto de partida para interesar a los chicos sobre esos lugares. Matemática y física son quizá las asignaturas donde mayor uso se le pueda dar al juego, por ejemplo para aplicar cálculos de distancia, velocidad, fuerza y tiempo. También es ideal para estimular la afición por el relato de historias, invitar a redactar cuentos basados en experiencias”, enumeró.

Ana Obregón, docente con formación en nuevas tecnologías, opinó que Pokémon Go es un juego revolucionario, por el adelanto tecnológico que significa, que va a cambiar la forma de vincularse con los contenidos digitales. Sin embargo, teniendo en cuenta ese salto tecnológico, comercial y cultural, la educadora aclaró que lo más importante en relación con la educación es el conocerlo; no pueden los docentes ser ajenos a lo que pasa en el mundo.

“No necesariamente todos los juegos o novedades digitales tienen que tener un lado educativo, aunque jugar también forma parte de aprender. Pero en este caso, Pokémon Go nos obliga a salir a caminar y explorar más allá y también incentiva a organizarnos y vincularnos por fuera de lo digital. Para jugar, necesitamos estrategia, equipo, caminata y conocimiento de lugares de importancia cultural o histórica”, detalló.

Para Laura Rosso, vicerrectora de Asuntos Académicos de la Universidad Siglo 21, las nuevas tecnologías y dispositivos móviles son en la actualidad parte de la vida cotidiana.

“Este recurso puede convertirse en una herramienta para motivar a los estudiantes e incorporarlos de la mejor manera en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Aprender a disfrutar es una competencia necesaria para la vida, y formar profesionales competentes es la responsabilidad de toda institución educativa”, subrayó.

Algunas ideas

  1. Geografía. El juego se desarrolla en el mapa real del lugar donde está el jugador. Los pokemones también aparecen en el juego según la geografía del entorno, personajes de agua cerca de ríos y lagos; de roca en las zonas montañosas; de tipo planta en espacios verdes.
  2. Historia. Las pokeparadas y gimnasios se encuentran en lugares de referencia cultural como iglesias, monumentos, murales o lugares de importancia arquitectónica.
  3. Biología. Hay diferentes tipos de pokemones, tierra, agua, aire, fuego, eléctricos y dentro de cada tipo son muchas las razas. Los animalitos pueden ser cazados o incubados desde un huevo (para que nazcan hay que caminar varios kilómetros) y todos pueden evolucionar a un personaje superior y con distintas características según su raza.
  4. Matemática. Al ser un mapa, se pueden medir distancias y hacer cálculos entra lugares. Ángulos, figuras geométricas, resolución de problemas.
  5. Lengua. Se pueden elaborar relatos contando cómo se obtuvo alguno de los personajes o llevar al papel el diario personal que el juego elabora: los pokemones cazados, los que se escaparon, huevos incubados, entrenamientos.
 
  • Ya lo hicieron

» El colegio salesiano María Auxiliadora, de la localidad bonaerense de Bernal, invitó a sus los alumnos a atrapar santos, pero sin mediación tecnológica. Trasladaron la dinámica del videojuego a un juego recreativo. Los alumnos debían conseguir pokebolas de papel que los habilitaba para encontrar nombres de la familia salesiana.

» En Rosario, la profesora de biología de la Escuela de Educación Técnica Guido Spano, explicó la teoría de Mendel usando como ejemplos a las criaturas del juego. Marisol Viso tomó los pokemones, en lugar de semillas y plantas, para explicar la teoría de la evolución.

» También en Buenos Aires, un profesor de matemática aprovechó el furor de la aplicación para explicar las leyes de la física que se deben cumplir para que una pokebola impacte en Pikachu.

  • Pautas

* Definir de antemano y de manera clara los objetivos de aprendizaje.

* Hacer propuestas didácticas que aprovechen lo que la tecnología proporciona y que resulten atractivas para el estudiante.

* Divertirse y distenderse también es válido.

* Potenciar el trabajo colaborativo y usar la tecnología como medio para expandir los límites del aula.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo