?>
Tu seguridad

El programa "Conductor designado" todavía está en punto muerto en Córdoba

A pesar de que el 90% de los cordobeses se siente más seguro si el que maneja no bebe alcohol, apenas 1 de cada 10 jóvenes realmente asume ser el conductor designado.

Aunque suene un poco redundante, prevenir siempre es mejor que curar. Y tomar las medidas indicadas antes, a tiempo, siempre salva vidas. Como intenta hacer la campaña del Conductor Designado, impulsada desde 2008 por la Defensoría del Pueblo de Córdoba en todo el territorio provincial, que busca prevenir accidentes de tránsito causados por el consumo de alcohol.

Esta iniciativa consiste en seleccionar, de un grupo de amigos que sale a bailar en vehículos, a uno de ellos para que no consuma bebidas alcohólicas durante toda la noche y así pueda trasladar en forma segura a sus compañeros.

Pese a que la mayoría de los cordobeses conoce de qué se trata el programa, y hasta afirman que es una medida excelente de prevención capaz de prevenir accidentes, son muy pocos los chicos de entre 18 y 25 años que finalmente asumen el rol de ser el conductor designado.

Mientras una encuesta nacional realizada por Trial Panel, que abarca a Córdoba, arrojó que 3 de cada 10 jóvenes de entre 18 y 34 años no bebió alcohol para manejar al menos una vez en el último año, los datos de la Defensoría del Pueblo local son menos alentadores. Hugo Pozzi, defensor adjunto del organismo y encargado del programa Conductor Designado en la Provincia, aseguró al hablar con Tu Día que, entre el universo de los estudiantes de entre 18 y 25 años, apenas el 10% realmente asume esa responsabilidad cuando se trata de salidas en auto dentro de cada ciudad. Sin embargo, el funcionario admitió que en la ruta el panorama es otro. En ese caso, aseguró que la cantidad de conductores alcoholizados disminuyó significativamente fundamentalmente por la vigencia de la Ley de Tolerancia Cero y la aplicación de multas por parte de la Policía Caminera.

“Hoy a los chicos le da exactamente lo mismo. No logran cuantificar el riesgo que significa conducir alcoholizado”, remarcó Pozzi, quien se encuentra elaborando con su equipo una base estadística para determinar el alcance de la aplicación de este programa. “Por el momento, los resultados que tenemos distan de las encuestas nacionales. Podemos coincidir en que la gente se siente más segura con un conductor designado, pero en los hechos, casi nadie lo asume”, agregó el defensor. En estos seis años que lleva de vigencia la campaña, el comportamiento de los chicos no varió demasiado. Inclusive, la cantidad de conductores designados activos se mantuvo igual, o con tendencia decreciente. Para Pozzi, el problema está en la previa. “La campaña de concientización la entienden, la respetan y hasta están de acuerdo. Lo que pasa es que los chicos llegan al boliche ya alcoholizados, porque estuvieron bebiendo en la previa”, detalló el titular del programa.

Por eso, desde la Defensoría del Pueblo cambiaron el eje y ahora apuntan a la previa. Este viernes por la noche, por ejemplo, hay un operativo en el Cerro de las Rosas, con alumnos del colegio Fader. “Vamos a arrancar a las 20,30, bien temprano, para designar al conductor encargado y evitar que consuma alcohol también en la previa”, sintetizó Pozzi.

Qué es
  • El Programa Campaña Conductor Designado nació en 2008, impulsado por la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Córdoba.
  • Consiste en que un grupo de amigos que sale a un boliche designe a uno de ellos para que no tome y sea el encargado de trasladar en forma segura a sus acompañantes y tratar de evitar accidentes.
  • Para identificar al conductor designado se le coloca una pulsera y como incentivo se le permite que consuman bebidas sin alcohol de manera gratuita toda la noche.
  • Para poder llevar a cabo la campaña, la Defensoría trabaja en forma conjunta con las autoridades de los distintos municipios y los propietarios de los boliches.
Poco compromiso
A pesar de la aceptación social de la iniciativa, los datos revelan la falta de compromiso de los chicos a la hora de no tomar.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo