?>
Tu seguridad

Consejos para viajar seguro en invierno

Manejar con niebla y escarcha, dos situaciones que se dan con frecuencia en este invierno. Tu Día te brinda consejos para salir a la ruta y no pasar un mal trago.

¿Sos de los que aprovechan cada ratito libre para salir a dar una vuelta por las sierras? Entonces sabrás que no es lo mismo transitar en invierno que en verano. En esta época, la niebla, escarcha o hasta alguna nevada pueden complicar el manejo. El licenciado Pablo Azorín, Jefe de Seguridad Vial y Medio Ambiente de la Federación Internacional del Automóvil para Latinoamérica, recomienda algunos tips para que la conducción sea segura.

1. Control del vehículo

  • Tené en vigencia la verificación técnica y documentación del vehículo.
  • Controlá los niveles de aceite, agua, líquido de frenos, estado de escobillas y limpiaparabrisas.
  • Comprobá el correcto funcionamiento de las luces.
  • Verificá la presencia y condiciones de matafuegos, balizas triangulares, criquet, llave cruz y chaleco reflectivo.
  • Chequeá la presión de inflado de los neumáticos, y profundidad de canales del orden de los tres milímetros.
  • Si llevás menores de 12 años, hacelo siempre en el asiento trasero y con butacas homologadas de acuerdo a su peso, edad y altura.
  • Evitá cargar el vehículo en forma excesiva.

2. Al momento de iniciar el viaje

Si es por varios días

  • No superes nunca el peso máximo admisible establecido en el manual del fabricante del vehículo.
  • Colocá los elementos más pesados y grandes en el baúl, abajo y al fondo.
  • Posicioná los elementos más pequeños y livianos, al costado o sobre las valijas o elementos más pesados.
  • Compensá la carga para que el vehículo posea un comportamiento dinámico neutro.
  • Para llevar carga en el techo, es recomendable un baúl porta equipaje cerrado, hermético y aerodinámico.

En cualquier ocasión:

  • Abrochá todos los cinturones de seguridad de las plazas traseras aunque no estén ocupadas. Esto evitará ante una maniobra brusca o colisión, que el respaldo de las plazas traseras cedan, y los objetos golpeen a los ocupantes.
  • No coloques objetos sueltos en la luneta trasera ni el habitáculo.
  • Sujetá los objetos sueltos con una red.
  • Tené presente que el comportamiento de un vehículo cargado influye en su funcionamiento dado que pierde estabilidad ante una frenada brusca.

Conducir con niebla

Sin visión, no conduzcas. Para casos de visibilidad reducida por niebla, tené en cuenta estos consejos

  • Circulá con las luces bajas, de posición y anti nieblas.
  • Disminuí la velocidad gradualmente y aumentá la distancia con los demás vehículos.
  • Apagá el equipamiento de audio de tu automóvil, ya que cuando se reduce la visibilidad, tu oído será el mejor aliado, permitiéndote advertir lo que sucede en el entorno.
  • No enciendas las luces altas, dado que provocan deslumbramiento y un acortamiento del campo visual.
  • Asegurate de mantener el parabrisas limpio en todo momento.
  • Evitá adelantamientos y sobrepasos a otros vehículos.
  • Si la niebla es muy espesa, abandoná la calzada y detenete en un lugar seguro hasta que las condiciones climáticas mejoren.
  • No estaciones ni pares sobre la banquina o la calzada.

Conducir con hielo

  • Aumentá las distancia de seguridad con otros vehículos y reducí la velocidad.
  • Utilizá referencias visuales lejanas para anticipar maniobras.
  • Sé suave en la ejecución de maniobras.
  • Evitá giros, aceleraciones y frenadas bruscas.
  • En lo posible, utilizá el freno motor y caja para frenar, siempre con las ruedas rectas, y sin exceso.
  • No aceleres ni frenes en las curvas.

Ellas, mejor

De acuerdo con un informe del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi), realizado en el 2015 en Argentina a través de 73.621 tramitaciones de compañías de seguros, los hombres participan en el 75,7% de los siniestros, mientras que las mujeres lo hacen en el 24,3%. El número podría estar relacionado con que hay más hombres que mujeres manejando (el 27% de las licencias de conducir pertenece a mujeres y el 73% a los hombres). Esta información demuestra una mayor conciencia y percepción del riesgo por parte de las mujeres. Los más frecuentes son: errores en maniobras de giro y en intersecciones y al circular marcha atrás y estacionar; mientras que en los hombres, las causas más comunes son: sobrepaso inadecuado y exceso de velocidad.

En el caso de las mujeres que son madres, la sensación de responsabilidad con respecto a sus hijos y la necesidad de protegerlos influye en su conducción, haciendo que sean mucho más responsables y conscientes al volante.

El comportamiento de los padres como conductores, ciclistas o peatones tiene una fuerte influencia sobre los niños y formará parte de la educación vial que adquirirán y que marcará la forma en la que conduzcan en un futuro.

En números. Por cada mujer que muere en un accidente de tránsito fallecen tres hombres. Uno de cada 10 siniestros es generado por una mujer.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo