?>
Tu salud

Reducir la flora intestinal puede combatir la obesidad

Mantener balanceadas las bacterias y microorganismos en el sistema digestivo es una forma poco conocida de prevenir la obesidad. De qué se trata y por qué sucede.

Los diversos tipos de flora intestinal condicionan el aprovechamiento que el organismo hace de los alimentos. En ese sentido, si se logra cambiar la flora de un individuo obeso, por ejemplo, se puede lograr que aproveche menos lo que come y adelgace.

Un nuevo estudio en ratones avanza sobre esa teoría. Los últimos resultados, publicados en la revista Nature, demostraron que la baja presencia de bacterias en el intestino aumenta el riesgo de engordar.

Al respecto, la doctora María Alejandra Zía, explicó que cuanto más rica sea la diversidad bacteriana, más fácil será mantenerse en el peso corporal.

"La riqueza bacteriana favorece la digestión de alimentos ricos en fibra o carbohidratos y protege al organismo contra las bacterias malas, que son la causa de diversas infecciones y enfermedades", detalló la especialista en medicina orthomolecular.

Así las cosas, la nueva clave en la lucha contra el sobrepeso pareciera ser los microbios. "Estos organismos ayudan a reducir o controlar el peso corporal y, por ende, disminuir la incidencia de patologías asociadas a la obesidad (colesterol, diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares)", fundamentó la endocrinóloga.

De todos modos, Zía advirtió que la composición de la flora intestinal no es por sí sola la causa principal de la obesidad. "Uno no es obeso sólo por las bacterias que tiene. Lo es por su predisposición genética, el sedentario y el tipo de dieta que lleva. La interacción de todos los factores es lo que condiciona el peso definitivo", subrayó.

Síntomas de una flora dañada

* Problemas digestivos e intestinales

* Hinchazón abdominal y gases

* Estreñimiento

* Cólicos intestinales

* Aumento de las infecciones

Cómo mejorar la flora intestinal

» Reducir la ingesta de grasas, no abusar de los fármacos, consumir más alimentos crudos y realizar ejercicio físico.

» Yogur. Es uno de los alimentos probióticos más común para recuperar y fortalecer la flora intestinal.

» Alimentos ricos en fibra. Frutas y hortalizas en general, especialmente manzana, pera, frutillas, kiwi e higos.

» Raíz de jengibre. Es una opción natural para mantener saludable la flora intestinal. Remedio excelente para el sistema digestivo.

» Kéfir. Es un hongo de apariencia similar a una coliflor. Contiene bacterias probióticas y es excelente para regenerar la flora y regular el tránsito intestinal.

» Chucrut. Al fermentar, las bacterias lácticas aumentan los microorganismos beneficiosos que mejoran la flora intestinal, reestablecen el pH del intestino delgado, mejoran el proceso digestivo y la absorción de nutrientes.

» Chocolate negro. Antioxidante, posee cuatro veces más probióticos que cualquier producto lácteo. Promueve un mejor funcionamiento del intestino y fortalece el sistema inmune.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo