?>
Tu salud

Qué es el sobrepeso nervioso y cómo tratarlo

Muchos cuentan las calorías que consumen, pero pocos indagan en el nivel de estrés con el que conviven. La ansiedad como obstáculo para adelgazar.

El fracaso en las dietas para adelgazar muchas veces no se debe a la falta de constancia ni voluntad. El motivo está relacionado con lo que comúnmente se llama estrés crónico, que a diario se alimenta de situaciones plagadas de estresores y se hace cada vez más fuerte.

La respuesta del cuerpo frente a una experiencia estresante es la producción de diversas sustancias, como la adrenalina y el cortisol (la hormona del estrés). El cortisol en sí mismo no es negativo. El cuerpo lo utiliza para mantener los niveles de presión sanguínea y desempeña un papel importante en la metabolización de las grasas y los carbohidratos para transformarlos en energía. Sin embargo, cuando el estrés es constante, el cortisol desajusta el metabolismo y, entre otras cosas, no permite el descenso de peso.

Laura Maffei, médica nutricionista y directora de Maffei Centro Médico, advirtió que cuando una persona sufre de estrés crónico, su cuerpo no asimila el cortisol de manera adecuada y almacena el exceso de grasa como un instinto de supervivencia. Esa grasa abdominal está estrechamente relacionada con las enfermedades cardiovasculares y la apoplejía. Y otro efecto secundario es el aumento del apetito.

"Quienes aumentan de peso como respuesta al estrés, suelen admitir que en momentos de mucha ansiedad se inclinan por comidas altas en calorías, grasa y azúcar, las cuales actúan sobre los receptores opioides en el cerebro para inhibir las respuestas de estrés", explicó la especialista. Asimismo, varias investigaciones demostraron que las personas que conviven con altos niveles de estrés, tienden a picotear más.

Los productos más energéticos, como los ricos en grasas y dulces, colaboran con la sensación de placer y aumentan los opioides que a su vez disminuyen el cortisol, calmando la sensación de estrés. 

En el hambre emocional, la persona no registra un verdadero apetito producido por hambre, sino que es una respuesta para calmar emociones desencadenadas por una situación estresante.

En momentos vulnerables, el estrés genera la búsqueda de sustancias que calmen la ansiedad y el displacer. Y por lo general, el resultado de esa pesquisa suelen ser sustancias adictivas.

Cómo bajar de peso en forma efectiva y saludable

» Es necesaria una alimentación balanceada, actividad física y suplementos dietarios naturales.

» Controlar el estrés, comprendiendo los efectos negativos de las situaciones estresantes, previene efectos a largo plazo.

» Cuanto más placer se siente con la comida, más se come, independientemente de la sensación de hambre.

» El mejor tratamiento es el orden: comer bien, no picotear, dormir adecuadamente y practicar diariamente ejercicio.

» Desarrollar una actitud pasiva para prevenir el estrés.

  • Círculo vicioso

Las personas estresadas tienen peores hábitos alimenticios, no comen casi frutas ni verduras, se mueven menos y tienen más sobrepeso.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo