?>
Tu salud

Infertilidad: cómo amortiguar las consecuencias del diagnóstico

Más allá de ser inesperado, un diagnóstico de infertilidad causa en la pareja un impacto al que se suele desatender. Cómo transforma la vida de ambos y de qué manera se enfrenta el problema.

Un diagnóstico de infertilidad siempre es inesperado. La noticia menos deseada y ante la cual muchos se quedan paralizados. Sin embargo, el efecto y el impacto que causa sobre la pareja es un terremoto interno que los demás no logran percibir. Diversos aspectos de la vida de ambos se ven modificados y van fluctuando con el correr del tiempo. Desde la negación, culpabilidad y el miedo, a la ansiedad, el cansancio y el desamor.

En Argentina, la infertilidad afecta a un 15% de la población en edad de concebir. Esa cifra, de la Sociedad Argentina de Esterilidad e Infertilidad, se incrementará este año al 20% según las estimaciones de los expertos. Entre las causas más frecuentes de esta afección figuran los trastornos físicos, psíquicos y sociales.

Pablo Barraza, psicólogo y miembro de Hémera, Centro de estudios del estrés y la ansiedad, aseguró que durante todo el tratamiento de infertilidad, la pareja paga un alto costo anímico (además de económico) y se ve obligada a aprender a convivir con el miedo, la ansiedad y la angustia.

"Los avances de la medicina en materia de salud reproductiva permiten, hoy más que nunca, que se llegue al tan anhelado embarazo. En la mayoría de los casos, el proceso culmina con éxito. Tal vez esa sea la razón por la que no se suele poner el foco en la contención de las parejas en tratamiento", evaluó el especialista.

Consultado por las consecuencias inmediatas de un diagnóstico de este tipo, Barraza explicó que la vida de una pareja con problemas para tener un hijo se ve modificada en todos sus planos. Incluso, aún no se logró que ambos logren atravesar esta experiencia sin ninguna afectación psicológica.

En el plano individual, la mujer experimenta emociones como enojo, miedo y tristeza al considerar frustrado su proyecto de ser madre. El hombre, por su parte, suele mostrarse fuerte para cumplir con el rol de sostén, aunque es sabido que sufre en silencio.

Como pareja, las rutinas comienzan a cambiar. La vida social se deteriora, el matrimonio se aísla y en ocasiones deja de asistir a reuniones debido a que la presencia de niños pequeños le refleja su propia imposibilidad. Al punto tal que la noticia de cualquier embarazo es vivida como una puñalada en su autoestima.

La vida sexual también se ve afectada. Con el tratamiento en marcha, la intimidad se transforma en un hecho pautado, agendado, en el que no participan la espontaneidad ni el deseo.

Hasta la vida laboral se ve interrumpida. El sinfín de estudios médicos, en los que se debe invertir mucho tiempo y energía, marcan la agenda de la pareja y hasta la obliga a exponer su intimidad para justificar las ausencias.

Cómo amortiguar las consecuencias del diagnóstico de infertilidad

  • Informate sobre la infertilidad. Saber un poco más tranquiliza y estimula un pensamiento positivo.
  • Hablá con amigos y familiares para que comprendan la complejidad de la situación y funcionen como soporte.
  • Que los demás sepan de la problemática neutraliza el prejuicio habitual que reduce un problema de salud a una situación mental.
  • Acudí a profesionales idóneos en el tema.
  • La ayuda psicológica es de gran utilidad a fin de minimizar el sufrimiento.

 

Sí se puede

  • El 23 de julio de 2013 se reglamentó en el país la Ley de Fertilización Asistida, que garantiza el acceso gratuito a los procedimientos médicos para poder procrear.
  • En Córdoba, en Apross (la obra social más grande de la Provincia por cantidad de afiliados), en tres años, 451 mujeres llegaron a ser madres a través de la fertilización asistida que debe proveer la entidad.

Ayuda

Los psicólogos especialistas asumen la responsabilidad del trabajo preventivo. Su función es contener, acompañar y facilitar la asimilación de la realidad que la pareja vive.

 

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo