?>
Tu salud

El drama de una mujer de 30 años que pesa 400 kilos

Vive en Rosario y lleva seis meses postrada en una cama, pidiendo y esperando que la trasladen a un hospital. "Me estoy muriendo y nadie hace nada", confesó.

La vida de Isabella, de 30 años, es un calvario: sueña con caminar, pero su cuerpo no responde. Sus 400 kilos le impiden la más mínima movilidad de la cintura para abajo.

La mujer lleva seis meses postrada en una cama, en su casa de Rosario, esperando una ayuda que no llega.

Necesita, y pide, que la trasladen a un hospital para realizarse un tratamiento integral, aunque ninguna ambulancia quiere llevarla.

"Estoy atrapada en esta habitación, hace seis meses que no veo el sol, que no puedo respirar el aire de afuera", confiesa. "Solo pido que me trasladen a un hospital".

"Me están empujando a la muerte", dice Isabella desesperada.

Hasta el año 2009, cuando murió su padre, Isabella logró convivir con la gordura. Por entonces, pesaba 130 kilos, estudiaba, trabajaba y le dedicaba algunas horas a la actividad física.

Lo hacía para "combatir la herencia familiar. Siempre fui gorda. Abandoné la escuela por la discriminación que sufrí. Retomé los estudios de grande para poder ser alguien en esta vida. Eso hoy parece imposible", se lamenta en el diario Clarín.

Isabella no tiene obra social y su cuadro está en manos de la salud pública de Santa Fe.

La última vez que se pesó fue en el mes de julio y la balanza marcó 342 kilos. A las pocas semanas, le salió un tumor en una de sus piernas.

El nódulo creció de forma vertiginosa. El último médico que la revisó calculó que ese bulto supera los 60 kilos. Todos los exámenes fueron a ojo.

Su mayor deseo es que una ambulancia la traslade a un sanatorio para que le revisen el tumor y que algún cirujano le haga un bypass gástrico. 

"Debo estar arriba de los 400 kilos, me estoy muriendo y nadie hace nada. No quiero dormirme porque tengo miedo de no despertar", cerró.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo