?>
Tu salud

Día mundial del asma: se puede controlar

Un mejor entendimiento de la enfermedad, el diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado son cruciales para alcanzar el control del asma.

En todo el mundo, hay 300 millones de pacientes con asma. En Argentina, el 15 por ciento de los niños y adolescentes padecen esta afección, una de las más frecuentes y más prevalentes en menores de edad.

El asma es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías respiratorias (bronquios) caracterizada por ataques recurrentes de tos, sensación de falta de aire y sibilancias (silbidos en el pecho), que varían en severidad y frecuencia.

Por lo general, no se diagnostica correctamente, no recibe el tratamiento adecuado ni se indican medidas preventivas. Por eso para los especialistas, un mejor entendimiento de la dolencia, un diagnóstico precoz, un tratamiento adecuado y el cuidado del ambiente son cruciales para alcanzar el control total del asma.

Según estimaciones del Ministerio de Salud de la Nación, en el país mueren cada año 400 personas a causa de este mal. Si bien la mortalidad por esta afección disminuyó en las últimas tres décadas, aún se siguen produciendo muertes evitables.

El presidente de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC), Claudio Parisi, subrayó que el mejor entendimiento, el diagnóstico temprano y un adecuado tratamiento y control ambiental son cruciales para controlar esta enfermedad.

"La necesidad de cuidar el medio ambiente para mantener un aire más limpio, libre de contaminantes y polución es fundamental no sólo para cuidar a quienes viven con asma, sino que también resulta urgente para que todos podamos respirar mejor", advirtió el especialista.

Al conmemorarse el Día Mundial del Asma, todos los primeros martes de mayo, la Iniciativa Global para el Asma (GINA) y la asociación argentina de alergia presentan el lema "Asma: mejor aire, respirar mejor". El objetivo es informar y crear conciencia sobre el asma bronquial, con el fin de mejorar el cuidado de quienes la padecen en todo el mundo.

  • Cómo prevenir

» Los síntomas se pueden reducir evitando los desencadenantes y las sustancias que irritan las vías respiratorias.

» Cubrir las camas con fundas a prueba de alergias para reducir la exposición a los ácaros del polvo.

» Quitar las alfombras y aspirar regularmente.

» Usar detergentes y productos de limpieza sin fragancia.

» Mantener los niveles de humedad bajos.

» Mantener la casa limpia.

» Eliminar de la casa el humo del tabaco.

» Evitar la contaminación atmosférica, los polvos industriales y otros vapores irritantes.

Alerta: temporada de bronquiolitis

En abril, y hasta el mes de julio, inicia la temporada de bronquiolitis, una afección respiratoria que afecta las vías aéreas inferiores o bronquiolos y que aqueja especialmente a los más pequeños.

De fácil contagio y trasmisión de persona a persona por el contacto directo con secreciones nasales, la bronquiolitis representa un riesgo para la salud pública por el gran número de hospitalizaciones en los bebés.

Como no existe una vacuna que evite el contagio, y para prevenir la trasmisión del virus, Guillermo Colantonio, jefe de neonatología del Sanatorio Finochietto, recomienda llevar adelante una serie de hábitos para cuidar a los más pequeños.

"Ante la aparición de los primeros síntomas (dificultad respiratoria, agitación, dificultad para comer o dormir), es fundamental consultar con el médico", concluyó el especialista.

  • Prevención

* Cumplir el calendario nacional de vacunación.

* Concurrir a los controles rutinarios con el médico.

* Evitar la contaminación ambiental con humo y el hacinamiento.

* Impulsar y mantener la lactancia materna.

* Cuidar la higiene.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo