?>
Tu salud

Cuidados de la piel en verano

Durante la época estival es importante evitar el envejecimiento de la piel por exposición solar. La Facultad de Medicina de la Fundación Barceló brinda consejos para cuidar y proteger este órgano.

¿Sabías que uno de los factores que más influyen en el daño de la piel es la radiación ultravioleta que proviene fundamentalmente del sol? Por esta razón, durante la época estival es necesario utilizar protector solar con factor mayor a 30 FPS. La Facultad de Medicina de la Fundación Barceló brinda algunos consejos para cuidar y proteger la piel. "Para un óptimo cuidado de la piel, debemos repetir la colocación del protector cada dos o tres horas, ya que aunque no estemos expuestos de manera directa, los rayos refractan en el pavimento, en la arena o en el agua, por lo que aún estando bajo techo ó sombra, o nublado; la piel puede recibirlos", explica a Tu Día el doctor Ariel Sehtman, profesor asistente de dermatología de Fundación Barceló.

Las altas temperaturas deshidratan con mayor rapidez la epidermis y hacen transpirar en mayor medida a las personas, aumentando así la humedad del cuerpo y volviendo la piel más proclive a infecciones. "La exposición al sol es muchas veces la responsable de la aparición de manchas en la piel, lunares y en casos más extremos, de melanomas", sostiene el especialista.

Cómo cuidar la piel en verano

  • Hidratación. Aplicar a diario crema hidratante ya que permite recuperar la humedad perdida. Es recomendable emplear cremas humectantes que contengan glicerina y componentes emolientes. Además, se sugiere consumir dos litros de agua por día, para hidratar la piel desde adentro.
  • Exposición al sol. Reducir al mínimo la exposición al sol en las horas centrales del día. Los rayos ultravioletas UVB se incrementan entre las 10 y las 16, horario en el cual se aconseja que la gente no se exponga al sol, ni siquiera con protector.
  • Cloro. En verano se incrementa su uso en la piletas y esta sustancia suele dejar la piel del rostro y del cuerpo muy seca. Es importante, luego de un baño tomar una buena ducha y utilizar algún gel hidratante que permita recuperar la elasticidad de la piel. Se recomienda emplear una crema hidratante para el cuerpo y la cara.
  • Sueño. Las células se producen y recuperan su fuerza cuando se duerme, por tanto es importante dormir ocho horas diarias para ayudar a mantener la piel en buen estado.
  • Vestimenta. Para proteger la piel, en las épocas de altas temperaturas hay que evitar usar ropa o zapatos con materiales que favorezcan la aparición de hongos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo