?>
Tu salud

Constelaciones: una herramienta terapéutica para sanar

La consteladora internacional Brigitte Champetier de Ribes visitará Córdoba del 16 al 20 de febrero. ¿Cuál es la función que cumple esta herramienta terapéutica?

La licenciada Brigitte Champetier de Ribes es la directora del Instituto de Constelaciones Familiares en Madrid. Tres veces al año llega a Córdoba para compartir conocimientos e impartir talleres de formación, como lo hace desde el año 2002 en España, México, Brasil y Perú.

Accidentes y síntomas. La conciencia moral; el bien y el mal. ¿Perdón o reconciliación? y Las Nuevas Constelaciones y las Constelaciones Cuánticas, serán los temas de la capacitación que brindará del 16 al 20 de febrero. Para conocer más sobre esta herramienta terapéutica descubierta por el alemán Bert Hellinger, a principios de la década del '90, Tu Día dialogó con la licenciada Norma Hayes, de Transformar-nos, encuentros para crecer.

"Las constelaciones o configuraciones sistémicas (como las llaman algunos consteladores) trabajan sobre los sistemas o grupos. Si hablamos de las familiares, nuestra familia compone un sistema integrado por nosotros, nuestros hermanos, nuestros padres y tíos, abuelos, bisabuelos y, a veces, hasta los tatarabuelos. Se habla de siete generaciones", explica.

Y continúa: "Los sistemas son un conjunto de elementos vivos en interacción dinámica, organizados en función de una meta. Un conjunto de subsistemas que evoluciona a su finalidad".

Para la especialista, la finalidad de la familia es continuar la vida y estar al servicio de la vida no es algo individual sino colectivo.

"Cuando en el sistema hay actitudes, problemas que no pudimos resolver o excluidos que perturban a quienes están adentro, nada es casual", aclara Hayes.

Cualquier persona que sienta la necesidad de hacerlo puede pasar por la experiencia de constelar. No es necesaria una formación o preparación previa. "Los que lo hacen por primera vez sin saber nada son los que más se entregan", dice la licenciada en psicopedagogía.

Y agrega: "Hay que dejar el intelecto en la puerta e ingresar dispuestos a sentir y experimentar; es la única forma. El lenguaje no tiene tanta importancia como la vivencia y se vivencia con el cuerpo. La persona se siente aliviada aunque no entienda qué pasó. Habrá un cambio y como ese individuo forma parte de un sistema, algo se moverá en el sistema y lo sanará".

Las órdenes del amor son los cimientos de las constelaciones familiares y son tres: la pertenencia, la jerarquía y el equilibrio entre el dar y el tomar.

"Todos pertenecen al sistema y el que está antes debe ser considerado así, respetando las jerarquías y buscando el equilibrio. Cuando una persona sólo da, da y da; la balanza se desequilibra y el sistema lo nota", cuenta Hayes.

Y cierra: "Si quiero que el otro cambie, yo tengo que cambiar la actitud con la que vivo. Equilibrar el dar y tomar".

Talleres en Córdoba

1. Accidentes y síntomas. La conciencia moral, el bien y el mal. ¿Perdón o reconciliación?

  • Del 17 a 19 de febrero
  • Viernes y sábado, de 9.30 a 13.30 y de 16 a 19.30; domingo de 9.30 a 13.30
  • La pertenencia, la fidelidad. La exclusión. Padres de orígenes o creencias distintos. El cambio. Las resistencias al cambio. Cómo nos habla el Inconsciente. Los lapsus, olvidos, pérdidas y pequeños accidentes.
  • Cómo se forma nuestra conciencia moral. El bien y el mal. Los valores, la moral. La expiación. La culpa como fuerza creadora. Cómo perdonar abusos. La fuerza y el amor del observador.

2. Taller de Nuevas Constelaciones

  • 16 y 20 de febrero
  • De 9.30 a 13.30 y de 16 a 19.30
  • Todo el grupo se va a ver involucrado en diversos ejercicios sistémicos y constelaciones, de modo que cada uno va a experimentar sanación de distintas formas a lo largo de todo el taller. Las preguntas permitirán enriquecer la comprensión y la información.
  • Todos los talleres se dictarán en la Sociedad Menorquina, Avenida Maipú 251 (Córdoba)

Más info. Para mayor información, escribí vía correo electrónico a norma@insconsfa.com y hayesnor@hotmail.com.

 

 

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo