?>
Tu salud

Cómo proteger los ojos del sol

Al igual que la piel, los ojos tienen que estar bien protegidos durante el verano. El sol y el cloro pueden ocasionar problemas oculares acumulativos. 

El sol es el principal enemigo de la piel, y casi todos se protegen de esa agresión durante el verano. Sin embargo, no es el único órgano que está en la mira del astro. En esta época, los ojos también sufren a la exposición solar.

El daño en la visión por los rayos UV es acumulativo y expone al ojo humano a un estrés oxidativo constante. Por eso, las personas de todas las edades deben tomar precauciones cuando están al aire libre. Incluso, es esencial comenzar a usar protección para los ojos a una edad temprana.

"La luz del sol puede aumentar el riesgo de daño a los ojos, que incluye cataratas, la degeneración macular relacionada con la edad y lesiones de la superficie ocular de tipo degenerativas, como el pterigion (crecimiento anormal por inflamación del tejido de la conjuntiva)", detalló Eliana Segretin Gutiérrez, especialista del servicio de Oftalmología del Hospital Italiano.

Las lesiones en el ojo, como el pterigion, pueden aparecer a cualquier edad en personas que pasan largas horas bajo el sol del mediodía o en las condiciones de radiación solar intensa cerca de ríos, océanos y montañas.

La oftalmóloga también advirtió que el daño solar en los ojos puede ocurrir en cualquier momento del año. "Siempre llevar gafas de sol, que bloquean los rayos UV, y sombreros de ala ancha cuando se está al aire libre, sobre todo durante el verano; en la playa, río o pileta; al realizar deportes de invierno a altas altitudes y en días nublados", aconsejó Segretin Gutiérrez.

Además del sol y del cloro, otros factores de riesgo que pueden causar problemas en los ojos son la arena de la playa, la contaminación del aire, el polen y el aire acondicionado.

Recomendaciones

» No compres las gafas de sol en puestos ambulantes.

» Los anteojos de sol deben tener la etiqueta de protección UV 100%.

» Optá por las gafas estilo envolvente para que los rayos de sol no puedan entrar por el costado.

» No te frotes los ojos si te entra arena o polvo.

» No abras los ojos debajo del agua.

» La radiación ultravioleta en los sistemas de bronceado artificial puede causar daño a los ojos.

» No uses colirios de baja calidad.

» No compartas las toallas.

» No uses maquillaje si vas a entrar al agua.

» Usá gafas de buceo que protejan de los rayos UVA.

» No te metas al agua si sufrís algún tipo de infección ocular.

» No mires directamente al sol. Puede conducir a la retinopatía solar, que es el daño a la retina por la radiación solar.

» Usá protector solar factor 15 como mínimo alrededor de los ojos.

  • Otro foco de infección

El agua de las playas, piletas o ríos pueden ser un foco de infección o irritación por los gérmenes y bacterias que contienen.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo