?>
Tu salud

Cómo preparar el bolso para el gimnasio

Cada vez más mujeres se inclinan por la vida sana y parte de ello es hacer actividad física. En esta nota, tips "salvadores" para que no digas, "cómo no me acordé".

Y un día dejaste de decir "mañana, empiezo el gimnasio", para pasar a la acción y estás en carrera. Ya sabemos, cuesta y mucho.

Músculos que no sabías que existían comienzan a dejar dolores en tu cuerpo que con el tiempo, se van disipando si tu voluntad se mantiene firme a la hora de concurrir al gym.

Imagen interactiva
Si estás navegando desde el celular, mirá la imagen completa. 

Pero, cuando recién empezás o retomás la actividad física, creés estar preparada con todo lo necesario para hacer ejercicio y salir del paso si algo sucede en el medio.

Error. De a poco, mientras te pasan las cosas, te vas dando cuenta de que olvidaste esto o aquello que es más que necesario. Y ese bolsito que preparaste de manera humilde en casa, se va engrosando cada vez más.

Tranqui, organizando un poco la cosa desde el primer día no vas a terminar amontonando todo y transformando ese espacio en un ropero "acumulador de humedad".

Desde Tu Día, te tiramos un par de tips salvadores, que te pueden parecer muy obvios, pero seguro no lo notás hasta que te falta.

El bolso. Elemento esencial a la hora de acompañarte en esta nueva aventura. Sea de mano, para colgarse o la clásica mochila, las opciones se multiplican por decenas.

Dos o tres cosas para que tengas en cuenta. Uno: si vas a reciclar uno que anda dando vueltas por allí en tu casa y sin uso, fijate que esté en buen estado y soporte el peso de varias cosas que tenés que cargar en él. Pero, lo más importante, tiene que ser cómodo. Ese bolso de viaje que ya tiene miles de kilómetros acumulados, sirve para eso, para el gimnasio, te va a quedar holgado.

Dos: si vas a comprar uno nuevo, fijate que tenga varios compartimientos para separar algunas cosas que no deben mezclarse por razones de higiene.

Los precios arrancan desde los $ 300 una mochila Adidas, por ejemplo, o desde los $ 350 un bolsito de mano o para colgarse de la misma marca. Ambos, los podés encontrar de oferta en las tiendas Falabella, a precio promocional.

Ropa de calidad. Empezar el gym con ese jogging que usás desde hace dos años para dormir en invierno puede parecer copado para vos, y hasta barato. Pero acordate que sólo se banca eso, acompañarte a dormir.

En el gimnasio, junto con vos, la ropa también es sometida a un esfuerzo adicional por lo que tiene que tener cierta calidad para que se la banque. Lo indispensable: una camiseta para hacer ejercicios y una prenda para la parte inferior. Asegurate de que la tela sea respirable y se adecue bien a tu cuerpo.

Es muy importante saber qué tipo de ejercicios vas a hacer. Ojo a los pantalones flojos se caigan al inclinarte o que tu camiseta se caiga sobre tu rostro cuando te agaches para hacer una pose de yoga. Priorizá la calidad en lugar de la moda.

Para los meses más fríos como los que estamos transitando, agregá una campera o una calza más abrigada. Es recomendable que empaques ropa interior adicional, especialmente si vas al gym desde el trabajo o luego de él.

Zapatillas adecuadas. El calzado es esencial para hacer ejercicio. Y elegirlo es todo un tema. Consultá porque de acuerdo al tipo de rutina que tengas puede ser que el que estés utilizando no sea el adecuado. 

Y también, debe ser adecuado al bolso que tenés. Plataformas grandes o muy aparatosas en mochilas chicas, te quita el espacio para el resto de las cosas.

A las medias que tenés puestas, sumale uno o dos pares adicionales. Ojotas son indispensables si pensás ducharte en el gimnasio. Nunca debes colocar tus pies descalzos sobre el piso de la ducha. En lugar de eso, usa chancletas para proteger tus pies de bacterias y hongos.

Higiene. Acá sí o sí hay que tener todos los artículos de tocador esenciales. Si vas a al gimnasio en la hora del almuerzo o antes de trabajar, debés asegurarte de que tu bolso contenga los artículos apropiados para ayudarte a permanecer fresca y profesional durante el resto del día. 

* Desodorante y posiblemente algún tipo de desodorante corporal o colonia.

* Limpiador facial o toallitas húmedas y humectante para limpiar el sudor de tu rostro: es posible que también quieras empacar un tonificante o astringente.

* Shampoo al seco: este artículo es realmente útil si no tienes tiempo de lavar, secar y darle estilo a tu cabello antes de regresar al trabajo.

* Mantené una toalla a la mano. Es recomendable que tengas una toalla a la mano. No todos los gimnasios ofrecen toallas gratis y aunque el personal de los gimnasios las lavan, es posible que no sean las más limpias. Lleva tu propia toalla para limpiar el sudor de tu cuerpo o de las máquinas.

Hidratación y algún bocadillo. La hidratación es esencial cuando haces ejercicio. Llevá una botella de agua para que puedas llenarla con tanta frecuencia como sea necesario. No querrás quedarte sin una forma de hidratarte o tener que comprar agua demasiado costosa en el gimnasio.

Siempre es bueno tener a mano algo para comer. Y si estás en un gimnasio, tiene que ser saludable para antes y después que hagas ejercicio. Nueces, manzanas o barras de proteína o consumí jugo saludable, bananas y barras nutricionales.

Bien limpia. Los gimnasios pueden albergar muchos gérmenes debido a que compartes equipo con otras personas y transpirás, es muy importante usar desinfectantes. Para prevenir, podés llevar gel de manos que debés usar constantemente. 

Una alternativa a usar desinfectante para manos es llevar toallas o paños húmedos. Podés limpiarte las manos y lo más importante es que puedes limpiar las máquinas y pesas antes de tocarlas. Además, las toallas y paños húmedos evitarán que tu bolso se abra y cree un desastre.

Primeros auxilios. En el gimnasio pueden ocurrir accidentes. Puedes presentar ampollas, pequeños cortes y otras lesiones por usar las máquinas, sostener pesas o hacer flexiones de pecho. Prepárate para estas situaciones llevando bandas para el pelo y pequeños vendajes en tu bolso para el gimnasio.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo