?>
Tu salud

Cómo cuidar la piel para no sufrir quemaduras por el sol

Tu Día te cuenta cuáles son los cuidados necesarios a la hora de exponerte al sol. La prevención ayuda a evitar quemaduras.

En este mes de enero, las noches del fin de semana fueron moviditas para los profesionales del Instituto del Quemado de Córdoba. Según información publicada por Día a Día, los pacientes llegan a la guardia nocturna del centro de Salud por no poder dormir ante la presencia de ampollas y las molestias ocasionadas por las quemaduras por la exposición al sol. Tu Día te ayuda a prevenir este tipo de dolencias y te aconseja cómo brindar los cuidados necesarios para que la piel no sufra las consecuencias.

El cuidado de la piel ante la exposición al sol en verano no deja lugar para la improvisación. Desde la Federación Argentina de Cámaras de Farmacias (Facaf) sugieren a la población que no utilicen fórmulas caseras en reemplazo de los bronceadores y protectores autorizados porque éstos no protegen la piel contra los efectos nocivos de los rayos de sol y pueden causar daños graves.

Desde la entidad que agrupa a más de cinco mil farmacias de todo el país advirtieron: "Utilizar preparados caseros como el jugo de zanahoria y de limón, aceite de oliva o germen de trigo y hasta gaseosas de color oscuro, puede causas lesiones severas, más aún en estos días en que la radiación ultravioleta ha llegado a niveles extremos".

Pero no obstante, desde Facaf aconsejaron además que aún con la utilización de productos apropiados para protegerse, hay que evitar tomar sol entre las 11 y las 16. Miguel Lombardo, presidente de la entidad, explicó: "La Anmat autorizó más de 550 variedades de protectores solares que se pueden adquirir en las farmacias. Cada uno con las indicaciones correspondientes, cumpliendo con todas las exigencias sanitarias y acorde a las necesidades de los usuarios, cumplen la función específica de proteger la dermis del impacto de los rayos. No se puede improvisar en esta cuestión tan seria".

Y agregó: "Recurrir a preparados conocidos como bronceadores caseros no garantiza un buen bronceado y a la larga no constituye un ahorro de dinero como se cree comúnmente, ya que estos productos no contienen los elementos necesarios para proteger la piel y terminan resultando un trastorno para la salud".

Según una encuesta a la que accedió Facaf, el 30% de las personas no reaplica el producto en jornadas extendidas al aire libre y un 40% usa los productos comprados el año anterior. Pero, además se reveló un dato que los especialistas consideran aún más grave: el 99% sólo lo usan en la playa o en las piletas, cuando la recomendación de la Anmat y otros organismos es que deben ser utilizados en cualquier situación de exposición de la piel a los rayos solares.

Diferencias entre un protector y un bronceador.

Datos

El 82% de los consumidores adquiere el producto antes de las vacaciones (46% en diciembre y 33% en enero)

El 67% de las personas solicita algún tipo de recomendación (24% a un dermatólogo y 16% al farmacéutico).

Cuidado de niños y bebés

Es importante consultar al dermatólogo una vez al año; el especialista será quien podrá especificar que protector solar es adecuado para cada tipo de piel. Existen fototipos bajos, que se refieren a los niños con piel muy clara, con ojos y cabellos claros. Los fototipos altos, son aquellos de piel más morena, que toman mejor color y resisten un poco más a la exposición solar.

El factor recomendable es el 15, pero en los chicos con pieles sensibles es conveniente utilizar factor 30. Es importante usar productos aptos para niños, no tóxicos y más resistentes al agua.

Un niño por más que tenga puesto protector solar no está en condiciones de estar al sol en cualquier horario. A las 12 del mediodía ningún protector solar cubre suficiente la piel como para protegerla de semejante radiación. Es indispensable limitar el tiempo de exposición al sol. Hay que evitar el sol entre las 12 y las 16.

En el caso de los menores de un año, no es recomendable que estén expuestos al sol de forma directa. No es conveniente que un bebé este en la playa antes de cumplir un año. Si es menor de seis meses no podemos colocarle protector solar. Después de esa edad se le pone protección inclusive después de las 16.

No te descuides de la resolana, ya que deja pasar el 85% de las radiaciones solares.Hidratalos siempre y, si todavía toma pecho y hace mucho calor, se puede agregar un complemento de agua luego de los 6 meses.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo