?>
Tu salud

Asma: cómo prevenirlo y controlarlo

El asma es una enfermedad bastante frecuente que suele subestimarse. Un especialista explica cómo se puede evitar la aparición de los síntomas y reducir la frecuencia de las crisis.

El asma es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta las vías respiratorias. Se caracteriza por la recurrencia de síntomas como sibilancias (sonido que hace el aire al pasar por las vías respiratorias congestionadas), dificultad para respirar, opresión en el pecho y tos, que varían en severidad y frecuencia de una persona a otra. La respuesta aumentada de los bronquios a distintos estímulos genera la obstrucción y disminución del flujo de aire que entra y sale de los pulmones, causando esas manifestaciones.

Si bien no se puede identificar una única causa para que alguien desarrolle esta afección, el doctor Ariel Blua, jefe del Servicio de Neumonología del Hospital Privado, advirtió que existen determinados factores que aumentan la probabilidad de que un individuo sea asmático.

“La predisposición genética, la capacidad del individuo para desarrollar una respuesta alérgica frente a diversos estímulos, el tabaquismo materno durante el embarazo y la exposición ambiental a sustancias inhaladas son algunos de los agravantes”, detalló el especialista.

Para diagnosticar el asma, Blua aclaró que hay que estar ante la presencia de síntomas y signos característicos, habitualmente variables, de predominio nocturno o de madrugada y provocados por diferentes desencadenantes. Sin embargo, dado que ninguno de estos signos son específicos de esta enfermedad, el especialista recomendó realizar una espirometría con prueba broncodilatadora para confirmar el diagnóstico.

Los síntomas de asma se pueden presentar a cualquier edad. Y si bien esta dolencia no tiene cura, se puede controlar perfectamente con un tratamiento adecuado.

“Que el paciente conozca su enfermedad es indispensable para lograr un tratamiento adecuado. Siempre repetimos: al asma no hay que tenerle miedo, sino conocerla y respetarla. No subestimar los síntomas es primordial”, subrayó el neumonólogo.

Al tope. El asma es una de las principales enfermedades no transmisibles del mundo. En Argentina, 1 de cada 10 personas la padece, y la mitad de ellos, no lo sabe.

Cómo prevenir y controlar el asma

» Tomar la medicación tal y como lo indica el médico.
» No automedicarse ni abandonar los tratamientos.
» Una vez que se identifica qué cosas o situaciones generan crisis asmáticas, mantenerse alejado o evitar el contacto con estos elementos.
» No fumar ni exponerse a humo de tabaco ambiental.
» Eliminar de la casa el humo del tabaco.
» Mantener la casa limpia. Quitar las alfombras y aspirarlas regularmente.
» Mantener los niveles de humedad bajos y arreglar los escapes de gas de los calefactores.
» No tener animales dentro de la casa.
» Acudir a control médico dos o tres veces al año, incluso cuando no haya síntomas.
» Usar broncodilatadores de acción rápida si el ejercicio incrementa los síntomas respiratorios.
» Detectar signos de una crisis asmática y aprender cómo actuar en esas situaciones.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo