?>
Tu pareja

Ghosting, la forma virtual de terminar una relación

El ghosting (hacerse el fantasma) es cortar todo tipo de relación con otra persona, desde el mundo virtual. Borrarse, para el común de los mortales. 

“No sos vos, soy yo”. Así, de frente, cara a cara y sin anestesia. Se borra y, después, la nada misma. Como si la tierra lo hubiese tragado. El común de los mortales hace eso a la hora de ponerle fin a una relación, eterna o reciente.
 
Terminar con una persona, en un abrir y cerrar de ojos, no es nada nuevo ni tampoco la octava plaga. Todos, de uno u otro lado de la relación, fueron y son potenciales víctimas. Pero, con el fomento de las nuevas tecnologías, romper con una pareja fue mutando y se dejó de usar anestesia.
 
Ahora, sin previo aviso, no se contestan más los mensajes ni las llamadas, se bloquea de cuanta red social haya dando vueltas, se desaparece del universo virtual y se destruye el holograma en la faz de la Tierra. Concretamente, se esfuma sin dar explicaciones.
 
Es ghosting, hacerse el fantasma por su traducción del inglés, una metodología que cuenta con el aval de la tecnología y a la que cada vez más personas deben hacer frente. Los especialistas advierten que esta práctica tiene consecuencias para quien la sufre y para aquel que la práctica.
 
“La persona que ejerce el ghosting, se podrá excusar en sentirse más avalada por esta nueva modalidad virtual, en la cual desaparecer pareciera ser tan inocente. Sin embargo, la realidad es que esto no es así”, advirtió la psicóloga María Gabriela Fernández, especialista en emociones del Instituto Sincronía.
 
A su vez, si la víctima de este hábito no se siente segura de sí misma y de quién es, seguramente sí va a sentir que es un ser lo suficientemente poco interesante. “Alguien con buena capacidad para discriminar que lo que el otro (le) hace no tienen necesariamente que ver con uno, jamás va a sufrir”, aclaró la psicóloga.
 
De todos modos, Valeria Schapira, experta en relaciones para Match.com, hizo una salvedad: demonizar a la tecnología achacándole todos los problemas que se susciten a nivel vincular, resulta infantil. “Es como culpar al cartero cuando trae malas noticias. Cuando hay interferencias en la comunicación en una pareja, lo mejor es revisar qué está pasando con ese vínculo, intentar un diálogo sincero y, si es necesario, pedir ayuda profesional”, recomendó.
 
  • Cobardía
Por supuesto que hay excepciones, pero en general el ghosting transmite una falta de respeto (que es ejercida por quién lo ejecuta) y un no registro del otro como persona, lo cual tiene connotaciones de cobardía y rasgos infantiles. “Por un lado, obliga al otro a quedarse con preguntas. Y, del otro, evidencia una dificultad para afrontar el conflicto”, detalló Fernández.
 
“La misma tecnología que es capaz de acercar a dos personas, puede resultar perjudicial. No es Internet lo que produce el cambio en las relaciones, sino lo que las personas hacen con la Web en su accionar cotidiano”, aclaró Schapira.
 
  • Mundo virtual
Ofrece muchos beneficios en lo que hace al contacto con el otro. Pero depende de cómo es implementado, puede producir efectos beneficiosos o una sensación de efímero o de inconsistente.  

Sumate a la conversación
Seguí leyendo