?>
Tu moto

Consejos para ahorrar nafta en la moto

Recorrer en moto la misma distancia de siempre, cada vez cuesta más dinero. Algunos trucos y consejos para que la nafta rinda más.

Aunque el tanque de nafta de las motos tienen menos capacidad que el de los autos, a la hora de llenarlo el sacrificio es el mismo. Con el litro de súper a 20 pesos promedio, cualquier truco es válido para hacer rendir el combustible.

Los motociclistas pueden ahorrar hasta un 15 por ciento de combustible si tienen en cuenta aspectos como mantenimiento, técnicas de conducción, preparación y equipamiento.

Desde que te subís a la moto, hasta que llegás a destino, en todas las instancias podés poner en práctica estos consejos para evitar que el tanque lleno te dure un solo suspiro.

  • Arranque. Al arrancar la moto, no aceleres. Si tiene embrague, accionalo para conseguir que el motor gire más libre y exija un menor consumo de combustible.
  • Calentamiento. En las scooter y motocicletas actuales que funcionan con inyección de combustible, no es necesario realizar un calentamiento previo. Poné primera y salí apenas enciendas la moto para no desperdiciar combustible.
  • Salida. Cada vez que pongas primera, evitá acelerar de más. Ese accionar quema combustible de forma innecesaria. Salí más despacio para optimizar el depósito de combustible.
  • Marchas. Una conducción eficiente con marchas largas provoca que el motor esté más bajo de revoluciones, con el consiguiente ahorro de combustible. Utilizá marchas largas siempre que puedas.
  • Peso. No recargues la moto con bolsos ni peso. De este modo, mejorás la aerodinámica, reducís la resistencia y evitás que el motor trabaje de más. Lo mismo sucede con los baúles laterales, en caso de tener. Es mejor que no los lleves puestos si no los usás.
  • Velocidad. Es uno de los factores que más influye. Circular a una velocidad elevada dispara el consumo de combustible. Mantené una velocidad constante.
  • Neumáticos. Si las cubiertas tienen poca presión, gastás más nafta. Revisá periódicamente la presión de los neumáticos y mantenela en el punto que recomienda el fabricante.
  • Cadena. Una cadena en mal estado, mal ajustada o demasiado tensa, no es segura. Te hace perder prestaciones y provoca un consumo extra de combustible innecesario. Mantenela en buenas, bien lubricada y en la tensión correcta.
  • Mantenimiento. Un motor es más eficiente si está cuidado. Cambiá los filtros de aceite y nafta. Revisá las bujías y ajustá las válvulas para que funcionen correctamente. Llevá la moto al mecánico para que revise posibles fugas o problemas.
  • Detención. Si tenés que hacer una parada de más de dos minutos, apagá el motor. Así evitas gastar combustible que no se va a aprovechar.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo