?>
Tu mascota

Cómo cuidar un perro de raza grande

Un perro de raza grande necesita espacio y ciertos cuidados para lograr una vida sana y longeva.

La clave es tener mucha paciencia. Un perro grande implica un desorden mayor, principalmente en las áreas verdes o cuartos en donde pueda jugar.

Tené siempre a mano algunos aditamentos, como pelotas, huesos y peluches, para que tu mascota pase el tiempo sin que dañe tus muebles o plantas favoritas.

Pedí ayuda al resto de la familia para mantener tu hogar limpio: este es un doble beneficio porque ayudan a mantener un ambiente sano para todos y les ayudas a los más pequeños a entender las responsabilidades de tener una mascota.

Los perros grandes necesitan de espacios, jardines o parques amplios para poder crecer sanos y fuertes.

De pequeños son muy torpes, sobre todo si hay niños en la casa, pero de adultos, son excelentes compañeros. Estas razas necesitan de compañía y ejercicio constante.

Las razas grandes tienden a avejentarse más rápidamente que las medianas o pequeñas, por lo que el promedio de edad ronda los 10 años aproximadamente.

Otra de las cosas a tener en cuenta es su comportamiento. Desde muy pequeños hay que educarlos correctamente, ya que si descuidamos este aspecto, a medida que el perro crezca se hará mucho más difícil controlarlo, sobre todo por su tamaño y peso. Y si esto llegará a ocurrir, podría suponer tener problemas para la convivencia normal.

  • Falso mito

Cruzar a la hembra antes de la esterilización, así no se enferma, debe ser una de las creencias más arraigadas entre los dueños de mascotas. Pero es completamente falso.

Existen estudios científicos que recomiendan la esterilización de las hembras a temprana edad, incluso antes del primer celo. Por eso se recomienda que perras y gatas sean esterilizadas a los seis meses.

De esa forma, se reduce a cero el riesgo de presentar tumores mamarios y evitar el desarrollo de piometra (infección del útero), entre otros beneficios.

Además, los machos también deben ser castrados. Es parte de la responsabilidad social en el control de la población canina y felina.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo