?>
Tu mascota

Cómo cuidar a las mascotas de las enfermedades de verano

En esta estación del año, al pasar más tiempo al aire libre, las altas temperaturas predisponen a que perros y gatos, padezcan diversas alteraciones. Cómo prevenirlas.

El verano es una estación que invita a pasar más tiempo al aire libre, pero también puede poner en riesgo a nuestras mascotas. Las altas temperaturas predisponen a que, tanto perros como gatos, padezcan diversas alteraciones. Conocer cómo prevenirlas y estar alertas a ciertos signos, nos permite reaccionar a tiempo para ayudar a nuestras mascotas.

La médica veterinaria María Belén Villar, Responsable de Comunicación Técnica Labyes, indica cuáles son las patologías que se asocian de manera frecuente al calor y cómo detectar si nuestra mascota está sufriendo alguna dolencia de este tipo.

1. Golpe de calor. Es más común de lo que se cree, esto se debe a que los perros y gatos no transpiran a través de la piel como las personas, sino que regulan su temperatura corporal mediante el jadeo, es decir abren la boca y sacan la lengua al respirar. Cuando los animales están encerrados en lugares con altas temperaturas y escasa ventilación o tienen exceso de actividad física, el golpe de calor está a la orden del día y se puede presentar sin que el animal se haya expuesto al sol.

Síntomas. Jadeo excesivo. Al tocar al animal se lo siente caliente, con sus labios, encías y pabellones de las orejas enrojecidos. En general están echados en el piso y poco activos.

2. Insolación. Se produce cuando las mascotas se exponen directamente a los rayos solares por un tiempo prolongado. Los animales de piel blanca son los más predispuestos.

Síntomas. Áreas de piel enrojecidas y al igual que en el golpe de calor, al tocarlas están calientes, pero en general más animadas.

3. Gastroenteritis. Relacionadas al consumo de agua contaminada y de alimentos rancios o que perdieron su cadena de frío. También son frecuentes los brotes de enfermedades virales que causan gastroenteritis.

Síntomas. Los trastornos digestivos se inician con falta de apetito, náuseas o vómitos y deposiciones más blandas.

4. Problemas de piel. Los rayos solares, la humedad, la falta de mantenimiento del pelaje y el agua salada, pueden generar daños en la piel o agravar patologías de base.
Los parásitos externos. Si bien están presentes todo el año, durante los meses de calor es cuando las pulgas, garrapatas o mosquitos más pican a las mascotas.

Síntomas. Los problemas en la piel comienzan con el rascado, mal olor, descamación y la falta de brillo en el pelaje.

Rinitis. Los cambios bruscos de temperatura las predisponen. Esto sucede de manera habitual en aquellas mascotas que pasan mucho tiempo en habitaciones con aire acondicionado y luego se exponen al calor del exterior.

Síntomas. Las afecciones respiratorias se evidencian por estornudos, secreciones nasales o tos.

Cómo prevenir estas patologías durante los meses de calor

  • En primer lugar, que el animal tenga siempre agua fresca y limpia, cambiándola con frecuencia si es necesario.
  • En los momentos de paseos evitar las horas de más calor y los ejercicios excesivos. Si el perro sale con bozal, utilizar bozal de tipo canasto que son los que le permiten jadear, los demás están contraindicados.
  • Si se queda en el patio, asegurarnos que disponga de reparo o sombra adecuados.
  • Darle de comer a la mañana temprano y al final del día y controlar que coma en el momento su alimento, para que el mismo no se ponga rancio.
  • Mantener la piel y el manto en óptimas condiciones a través del cepillado regular y  baños nutritivos.
  • Colocar bloqueador solar, al menos en las áreas de piel más expuesta (alrededor del hocico, orejas, dorso y lomo), especialmente si son animales de manto blanco.
  • Eliminar los parásitos externos y prevenir sus picaduras. Tener el  plan de vacunas y desparasitaciones al día, para reforzar sus defensas.
  • Evitar cambios bruscos de temperatura, entre un ambiente y otro.
  • Nunca dejarlo dentro del auto, incluso con ventanillas bajas. El calor, la humedad y la ansiedad por el encierro son siempre una pésima combinación.
  • Extremar los cuidados en ciertas razas de perros (Carlino, Bulldog, Shar Pei, Mastín, Bóxer y otros), gatos persa, animales obesos, gerontes o con cardiopatías, ya que están más predispuestos al golpe de calor.

Ante cualquier duda, recordá siempre consultar con tu veterinario de confianza.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo