?>
Tu jardín

Cuidados en el jardín después del invierno

Algunos tips para abonar y regenerar las plantas tras el invierno, para que en primavera empiece a lucir todo el verdor y la densidad propia de tu jardín.

Cuando el invierno está terminando, algunas tareas en el jardín se vuelven imprescindibles.

Durante la estación más fría del año, el pasto, al igual que otras plantas en el jardín, entra en una etapa de receso vegetativo. Pero al finalizar la época de heladas y acercándose el buen tiempo, hay que realizar ciertas labores para reparar los daños y fortalecerlo para que siga su crecimiento. 

Es muy importante aportar fertilizante al pasto. Puede ser uno de entrega inmediata u otro de entrega controlada (por lo general, con una duración de tres meses).

Estos abonos tienen que ser una mezcla completa que mantengan la belleza, el color verde y sanidad del césped, además de ayudar a corregir las deficiencias nutricionales y estimular su desarrollo y vigor.

Un buen fertilizante también tiene que aportar al crecimiento vegetativo y radicular para mantenerlo fuerte y resistente a las enfermedades.

Las camelias, azaleas y rododendros son una de las especies que, para tener un buen desarrollo y floración, necesitan tener el suelo ácido. Esto se consigue cultivándolas en tierra ácida o tierra de litre y aplicando sulfato de fierro, que modifica la acidez del suelo. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo