?>
[video:https://www.youtube.com/watch?v=10WHzW4yrVc&feature=youtu.be]
Tu economía

Vecinos de la zona sur se autoabastecen con un proyecto de huertas agroecológicas

Con el apoyo de una asociación civil, vecinos de la zona sur cosechan sus propias huertas para el autoconsumo. Esta labor también les permite generar ingresos. 

Después de la tormenta, siempre llega la calma. Detrás de los nubarrones, siempre está esperando el sol para volver a brillar. Caerse y volverse a levantar es dejar atrás las adversidades, pero antes aprender de ellas. Así hicieron los vecinos de Villa La Tela y alrededores, después de que en 2003 un tornado borrara como de un soplido sus casas y dejara sus barrios reducidos a la nada.

Desde entonces, y con el impulso y la colaboración de la Asociación Civil Surcos Argentinos, cultivan en sus propias casas huertas agroecológicas. Son más de 50 familias de Villa La Tela, San Roque, Villa Martínez y 1º de diciembre que se autoabastecen con los alimentos que ellos mismos producen. Los excedentes, los venden en una feria.

Después del tornado, que los dejó paradójicamente con una tierra desierta, pero fértil, lograron una buena cosecha. Hoy, generan sus propios alimentos sanos y orgánicos. Y eso les permite ganar dinero, porque las verduras que producen en cantidad las venden en la feria agroecológica que se realiza sábado por medio en la Ciudad Universitaria.

El grupo de voluntarios de Surcos Argentinos es la nafta que alimenta este gran motor. El equipo se acerca a los interesados en tener una huerta y les facilita las semillas que obtienen en el Inta, mediante el programa ProHuerta. Luego, elaboran el sembrado en forma conjunta con los vecinos. Finalmente, la asociación realiza seguimientos relacionados con la capacitación continua y el mantenimiento de los cultivos.

Los vecinos, entonces, son la carrocería que avanza a pasos agigantados, como queriendo llevarse por delante los obstáculos para seguir adelante. Para ellos, las huertas son mucho más que una fuente de alimentación saludable. Es trabajo, confianza, inclusión y ganancias.

Se realizan dos grandes siembras al año, la de invierno en marzo y la de verano en octubre. Durante el resto del año, se llevan a cabo los seguimientos para detectar plagas y evacuar dudas. Se siembra de todo. En invierno, es más acotada. Pero, en verano se siembra más variedad y la cosecha es bastante más abundante.

Liliana Toledo vive en Villa La Tela y desde marzo trabaja en su propia huerta de tres por seis metros. Espacio suficiente para cultivar de todo: acelga, habas, arvejas, tomate, lechuga morada, zanahorias, entre otras cosas. Hasta la sandía está largando sus primeros brotes. “Es una buena manera de comer sano, ahorrar plata y ocuparse de algo”, contó Liliana a Tu Día.

Liliana Toledo tiene una pequeña huerta en la que cosecha de todo.

Gerardo Arena ya está diplomado. Su década cosechando en el patio trasero de su casa le da la autoridad suficiente. En una huerta más grande, que fue ampliando con los años, tiene frutales, toda clase de verduras y hasta plantas aromáticas. Las frutillas están ganando terreno. Pero, él le está poniendo fichas a la lechuga, que a esta altura tiñó de verde una gran parte de la huerta. Está produciendo para vender en la próxima feria.

Gerardo Arena hace 10 años que cosecha su propia huerta.

Seguir adelante. Los vecinos de estos barrios de la zona sur también llevan adelante otros microemprendimientos. Fabrican accesorios, bolsas ecológicas, alimentos y conservas entre otras cosas. Lucía Mastroberti, encargada del voluntariado de Surcos Argentinos, contó que la gente se da maña para salir adelante y encuentra cosas para hacer. “La idea es aprender. Desde la asociación nosotros también crecemos y aprendemos. La idea es fomentar el intercambio, el apoyo mutuo. Y que todos progresen”, subrayó.

Cada uno de los vecinos busca un aliciente diferente. Refugiarse en la tierra para mantenerse ocupado. Promover una alimentación sana. Generar el autoconsumo. Disfrutar de un hobbie. Buscar una fuente de trabajo. Y todas son válidas.

Además de la huerta y los microemprendimientos, la asociación realiza charlas y talleres de nutrición, lactancia y cocina. Ahora están trabajando en la elaboración de tierra abonada, utilizando el guano que generan los caballos que hay en el barrio. 

El excedente de la cosecha se vende en la feria agroecológica de la Ciudad Universitaria.

Se viene la segunda

Los días para la segunda siembra del año, la de primavera, serán el 11, 18 y 25 de octubre y el 1º de noviembre.

Para cosechar

Los interesados en tener su propia huerta, pueden comunicarse con la Asociación Civil Surcos Argentinos. 

La entidad también recibe donaciones: palas, azadas, rastrillos, carretillas, mangueras, cucharas, escardillos, guantes, tierra abonada, semillas, plantas aromáticas y alimentos para compartir un almuerzo después de las siembras.

Tips para tu huerta

» Tener una huerta propia es una de las opciones más beneficiosas para la salud y el bolsillo. 

» Los vecinos huerteros aseguran que la clave está en que te guste trabajar en la tierra.

» Como consejo para tener la mejor huerta, coinciden en que el secreto es el riego diario.

» El control de plagas y un buen abono ayudan a que florezca. 

El Inta, mediante el ProHuerta, provee las semillas y algunos frutales.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo