?>
Tu economía

Cómo ser feliz en el trabajo

Cuando el trabajo se vive como una misión, es cuando más felicidad genera. Pero para ser más felices, es necesario un cambio de postura. Una especialista asegura que es posible.

Según científicos de la Escuela de Felicidad de la Universidad de Harvard, Estados Unidos, la felicidad depende de cómo las personas manejan las circunstancias de su vida, y no tanto de cuáles sean. Por lo tanto, ese estado de satisfacción depende de cuánto cada uno está dispuesto a revisar sus creencias para conseguirlo.

Esa premisa también aplica en el ámbito laboral. Para la ciencia, sí se puede ser feliz en el trabajo. De hecho, las investigaciones demuestran que los que se declaran más satisfechos son aquellos que se orientan hacia la buena vida (utilizar las fortalezas personales para obtener gratificaciones) y la vida significativa) poner esa buena vida al servicio de los otros).

Entonces, ¿cómo se hace para ser feliz en el trabajo? Tu Día se lo preguntó a Lina De Giglio, especialista en comunicaciones y vínculos interpersonales. "Lo que más nos acerca a la felicidad es cuando vivimos el trabajo como una misión, puesto que está en total sintonía con nuestro interior y  nos trasciende como personas", explicó la autora del libro Sentirse más feliz en el trabajo.

Por lo tanto, ser más felices implica un conjunto de cosas. "Primero, es una elección. Luego, un cambio de postura que me permita ver el lado positivo de las cosas, aún de los fracasos. En este sentido, puede ser un nuevo aprendizaje: ser apreciativos con lo que nos rodea. Al ser un nuevo aprendizaje, se convierte en un proceso, susceptible de ser ajustado permanentemente. Y definitivamente, debe ser nuestra meta. No hay nada más productivo para nosotros y para quienes nos rodean que ser felices", detalló la directora de la consultora Capacitar Desarrollo Empresario.

A diferencia de lo que comúnmente se cree, para De Giglio el trabajo puede ser muy divertido.

"Si convoca nuestros intereses, estamos dispuestos a hacerlo sin que nadie nos lo pida, y eso puede ser muy creativo y motivador".

De todos modos, para que un quehacer tenga esas características, debe aportar cosas positivas. "Cuando me conozco y navego en mis propias fortalezas, el trabajo se vuelve muy inspirador. Si no me conozco, es poco probable que sepa cuáles son las actividades que debería realizar para sentirme feliz. Y si me conozco pero no tengo la chance de ejercerlo, debería tener un buen plan", aconsejó la directiva.

Top ten de la felicidad laboral

1. Valores. Cuando no estamos alineados entre lo que pensamos/sentimos y hacemos, el malestar interior nos aleja de nuestros estados de bienestar y felicidad.

2. Emociones. Cuando la tarea genera en nosotros emociones positivas, abocarnos al trabajo nos trae alegría y bienestar.

3. Beneficios. Estar en situación de trabajo no sólo nos beneficia a nosotros profesional y económicamente, sino que también está destinado al beneficio ajeno. Nos aporta felicidad saber que somos útiles.

4. Creatividad. Podemos realizar nuestro trabajo eficazmente. El desafío es hacerlo productivamente. Aprovechar cada oportunidad para hacer lo mejor.

5. Aprendizaje. El error tiene mala prensa, sin embargo, es el método científico: ensayo y error. Cuando podemos capitalizar los errores, los fracasos se vuelven elementos constitutivos de nuestro camino de mejora.

6. Tiempos. La fijación de objetivos, la priorización de tareas y la delegación en otros nos permiten mantenernos en equilibrio entre todas las obligaciones.

7. Estrés. Planificar bien contribuye notablemente a bajar los niveles de estrés.

8. Ambiente amoroso. Aún en los ambientes de trabajo tóxicos con relaciones tensas, uno mismo puede generar y sostener un comportamiento amoroso que contribuya a la mejora del clima laboral.

9. Desapego. Cuando sabemos que lo que aportamos es de valor, no es necesario ser reconocido por otros. Comprender que el aporte laboral debe superar la expectativa de ser reconocido, nos vuelve livianos.

10. Visión. Tenemos que ser agradecidos por el trabajo que desempeñamos, aunque no sea el ansiado. Eso permite solventar obligaciones mientras seguimos diseñando la visión de futuro.

Plan para ser feliz

» Desear lo que quiero y trabajar para eso

» Saber esperar activamente

» Poder soportar la frustración y el fracaso

» Hacer que el día a día sea más llevadero, desarrollando vínculos nutritivos y dando servicio conscientemente

Sumate a la conversación
Seguí leyendo