?>
Tu Día

Un proyecto de voluntariado reforesta las sierras de Córdoba

Unos 20 voluntarios se dedican a reforestar y conservar diferentes áreas de las sierras cordobesas. En los últimos 20 años, ya llevan plantados 70 mil árboles. ¿Te sumás?

Mochila sobre los hombros, pala en mano y muchas ganas. Así se equipan todos los meses un grupo de voluntarios que se dedica a reforestar, medir y conservar diferentes áreas cordobesas. Desde 1997, el Proyecto de Conservación y Reforestación de Las Sierras de Córdoba contó con 1.500 personas que donaron desinteresadamente horas de trabajo en estas actividades.

Desde entonces, ya llevan plantados alrededor de 70 mil árboles autóctonos, principalmente en Los Gigantes y en Los Cajones. En otras áreas, como el Camino al Cuadrado, Vaquerías y las Altas Cumbres, también dejaron su impronta verde.

En diálogo con Tu Día, el biólogo Ricardo Suárez, director del programa, contó que todo comenzó como una iniciativa entre amigos, sin apoyo económico y con mucha voluntad. "Actualmente, hay una veintena de voluntarios que viaja todos los meses a las diferentes zonas. Pero son más de 40 personas las que trabajan de manera directa en el proyecto. Desde que arrancamos, ya pasaron por este sistema más de mil colaboradores", detalló.

El programa sólo hace reforestación con especies nativas, porque están mejor adaptadas a la zona, no producen efectos negativos en las propiedades del suelo y favorecen a un mayor número de especies autóctonas. Principalmente producen tabaquillos, a partir de las semillas que recolectan de los árboles, y luego los plantan.

En sus comienzos, en el Valle de los refugios, en Los Gigantes, este equipo reforestó un área de 36 hectáreas. La plantación en ese sitio ya conformó un bosque con cerca de mil árboles por hectárea que alcanzan los siete metros de altura.

En el Camino al Cuadrado plantaron también unas siete mil ejemplares y desde 2012 coordinan esfuerzos en la zona de Los Cajones, donde ya crecen unos seis mil tabaquillos y otros 4.500 esperan la época de lluvia para ser trasplantados.

"Nuestro trabajo es experimental, para demostrar que es posible. Y esta labor es absolutamente sin fines de lucro y gracias a la dedicación voluntaria de las personas. En un principio, apostamos para ver si algo podía cambiar. Y lo estamos logrando", reflexionó el biólogo.

El objetivo principal de este proyecto es mantener los ecosistemas sanos. Para que eso suceda, una de las cosas que se necesitan es que haya bosques. Algunos de los beneficios de la conformación de un pool de especies es la absorción del agua y el descenso de las capas freáticas, que evitan las inundaciones a grandes escalas.

Quizá el motivo más altruista de este programa sea evitar la deforestación. Sin embargo, Suárez admite que ese daño al medio ambiente es muy difícil de frenar. "Nosotros demostramos a diario que sí se puede restaurar un ecosistema. Con esfuerzo de unas pocas personas, ya logramos algo increíble", resumió.

Cómo sumarse al proyecto

Se necesitan voluntarios para reparar alambrados, demarcar senderos, reparar cárcavas y plantar árboles. Las próximas salidas en septiembre son el sábado 10 y el domingo 11, hacia la Nueva Área, en Los Cajones.

» Teléfonos: 156823960 (whatsapp) / 03543-454629

» E-mail: voluntarios@reforestacion.com.ar

» Sitio web: www.reforestacion.com.ar

El tabaquillo

El polylepis australis es la única especie que forma bosques en las Sierras Grandes y cumple funciones vitales como protector de cabeceras de cuencas.

Es un árbol de gran belleza, perteneciente a la familia de las rosáceas.

Estos árboles crecen únicamente en las montañas de Sudamérica y están adaptado a las condiciones de vida de las alturas. No prospera en sitios bajos.

Mucho esfuerzo

Para plantar 250 árboles, se necesitan 15 personas trabajando durante todo un día.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo