?>
Tus hijos

Hipoacusia, alguien nos tiene que escuchar

Cada vez son más los niños con riesgo de padecer hipoacusia. en el país, 1 de cada 174 nacidos presenta pérdida de audición.

Cada vez más niños presentan una pérdida de la audición, debido a varios factores que influyen en el mismo. Si bien es uno de los problemas de salud crónica más comunes, está afectando en gran medida a recién nacidos.
Detectar precozmente la sordera es de suma importancia para su tratamiento. Cuanto antes se sepa si el bebé tiene algún problema de audición, antes se le podrá ayudar en su rehabilitación y conseguir que se desarrolle normalmente, evitando la progresión de la sordera y las secuelas que acarrea.
Para el fonoaudiólogo Leopoldo Cordero, la detección temprana y el tratamiento correspondiente de las hipoacusias infantiles reducen el impacto negativo de esa condición en el desarrollo social, emocional, intelectual y lingüístico del niño. En la misma línea, Graciela González Franco, presidente de La Asociación Argentina de Otorrinolaringología y Fonoaudiología Pediátrica, advirtió que el método para detectar la hipoacusia es sencillo e inocuo.
Actualmente, existen pruebas y procedimientos para medir confiablemente la capacidad auditiva en la primera infancia. Al respecto, Cordero afirmó que el reconocimiento de la causa que origina la pérdida auditiva constituye unos de los puntos centrales del diagnostico y posterior tratamiento. "Los audífonos o los Implantes Cocleares suelen ser la regla habitual en el tratamiento de estas pérdidas auditivas, tanto para los casos severos como los profundos", explicó el especialista.

Señales de alarma. Alrededor de los nueve meses: desaparece el balbuceo y el chico cada vez habla menos. No canta. No responde al nombre. No entiende el "no". A los dos años: utiliza muy pocas palabras o no se le entiende ninguna palabra. A los tres años: no habla en frases. Sube muy alto el volumen del televisor. Tiene problemas de relación o integración en la escuela. Es introvertido, distraído o agresivo.

La prevención puede curar

» Realizar estudios auditivos al nacer.
» En casos de antecedentes familiares o enfermedades durante el embarazo, parto o posparto, las posibilidades de problemas auditivos se incrementan. En estos casos, realizar estudios auditivos.
» Si se observan dificultades a cualquier edad, realizar estudios auditivos específicos.
» En caso de trastornos en el desarrollo del lenguaje o retraso en su adquisición, evaluar la audición.
» Si el diagnostico es temprano, las posibilidades terapéuticas con audífonos o Implante Coclear permiten un desarrollo adecuado del lenguaje.
» Padres y docentes son parte esencial de este tratamiento. La perseverancia y el seguimiento son parte del resultado final.

Es ley desde 2001. En el país es obligatorio que a los recién nacidos se les practiquen estudios de detección temprana de la hipoacusia.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo