?>
Tus abuelos

Turismo y adultos mayores, el destino sos vos

Los lugares con termas y microclimas resultan ideales para el turismo de bienestar.

La clave es viajar en grupo. “Los viajes en la tercera edad ayudan al "envejecimiento activo", es decir, la realización de actividades permanentes para estimular y mantener la independencia del adulto mayor. Desde lo psicológico, el turismo mejora la integración entre pares y disminuye los sentimientos de soledad. Esto colabora a optimizar la calidad de vida de los mayores”, asegura la psicóloga Romina Freytes.

En Argentina, según la Dirección Nacional para Adultos Mayores (DINAPAM), actualmente viven 5.725.838 personas mayores de 60 años. De allí que nuestro país es uno de los más envejecidos de Latinoamérica y el Caribe. Anualmente, muchos de esos adultos aprovechan los programas nacionales y provinciales orientados a promover el turismo social en la tercera edad. La mayoría comprende a personas con más de 60 a 65 años. Se trata de viajes con costos reducidos o gratuitos, ideales para ser aprovechados por agrupaciones de adultos mayores y centros vecinales.

“La mayoría quiere ir a lugares donde hay aguas termales por una cuestión de salud. Este año viajamos a Termas de Río Hondo y a las de Rosario de la Frontera, en Salta. También hacemos viajes a otros destinos como Cataratas e incluso Brasil, pero ahora a ese lo hemos suspendido. A fines de noviembre, iremos a Merlo (San Luis) para la elección de la Reina Nacional e Internacional de la Tercera Edad. A los adultos mayores les encanta pasear, sólo que no hay muchos viajes gratis”, comenta Nora Márquez, del Centro de Jubilados y Pensionados Alem, de Residencial América. El lugar cuenta con más de 600 adultos mayores que llegan desde diferentes barrios de ese sector.

En la mayoría de los casos, el viaje grupal suma la posibilidad de conocer a otros ancianos e interactuar durante tres o cinco días, formando nuevas amistades. “Muchos adultos están solos y los viajes no sólo les permiten conocer lugares turísticos interesantes sino que también estimulan su desarrollo personal”, explica la licenciada Freytes.

Algunos consejos para meter en el bolso

Lugares. Las termas y las zonas serranas, por su buen clima, son ideales, pero no hay fronteras.

La previa. Date una vuelta por el doctor, llevá un minibotiquín y prevé las suficientes dosis de medicamentos antes de dejar tu casa.

Accesorios. Ropa y calzado cómodos, protector solar, sombrero, lentes de sol y cantimplora. Si hace falta, bastón.

Alojamiento. Debe tener condiciones de accesibilidad (ascensores, rampas) y estar en un sitio fácil de llegar. Conviene dejarle el teléfono del establecimiento a algún familiar.

Comidas. Si venís con una dieta particular, no la abandones.

Dinero. Cuidado con las tarjetas y nunca llevés toda la plata en un solo lugar. Si el paquete del viaje incluye todo, mejor.

Paseos. Ni prejuicios, ni sobresfuerzos. A la hora de elegir actividades, tené en cuenta tus limitaciones. Recomendados: caminatas, avistaje fotográfico, lugares culturales para aprender y reírte (museos, teatros, pubs), gimnasia “tranqui”, pileta.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo