?>
Tus abuelos

Sexo y tercera edad

El deseo sexual no tiene límites de edad. En la vejez, como en cualquier otra etapa de la vida, se lo considera un aspecto importante para lograr una buena calidad de vida.

Se miran, se seducen, hablan, se acarician. Sus cuerpos registran las huellas del tiempo vivido, el deseo se mantiene vivo. No importan los años, porque como lo muestra el cine alemán en su película Nunca es tarde para amar, el erotismo y la sexualidad no "muere" en la vejez.

Y así, lo difunde el psicogerontólogo Ricardo Iacub, quien estuvo en Córdoba dictando una conferencia sobre erotismo y sexualidad, en el marco del 1° Congreso para ¡Viejos! del Centro del País que organizó el Espacio socio cultural y recreativo para adultos mayores Arturo Illia. El deseo, la necesidad, el placer, el amor y la sexualidad en la vejez fueron los temas de su disertación.

Además, el especialista derribó mitos tales como la falta de deseo sexual producto de la vejez.

"La problemática de la erótica en los viejos es parte de una represión cultural. Hay que llamar a las cosas por su nombre, aceptarnos como somos y enorgullecernos de quienes somos; entonces debemos hacer que las personas mayores puedan verse como seres sexuados y disfrutar de sus cuerpos como en cualquier otra etapa de su vida", explicó Iacub.

Es cierto que la sexualidad ha sido un tema de difícil tratamiento durante años, pero también es verdad que debe asumirse como una cuestión natural en cualquier ser humano y en todas las etapas.

"La sexualidad es considerada como un elemento importante en la calidad de vida de las personas y si bien, en la vejez hay cierto declive gradual del interés, es un aspecto que sigue jugando un rol importante en la vida de cualquier adulto mayor", aclaró el psicogerontólogo.

Y agregó: "El envejecimiento puede hacer más lenta la respuesta sexual humana, pero no por eso terminar con ella. La erótica comprende desde la genitalidad hasta las múltiples formas de metaforización del deseo y el erotismo es como se piensa uno en relación con la erótica. Si yo no me veo como un objeto erótico, probablemente me cueste acceder a un juego de deseo".

Si bien existen patologías que pueden determinar restricciones directas o indirectas de la sexualidad, reducir o inhibir el deseo sensual, no significa que sea definitivo. La enfermedad suele promover un retiro transitorio de los goces, pero una vez finalizada, el deseo suele reaparecer. El tiempo que implique su retorno se encuentra en relación directa con el lugar que lo erótico ocupe para cada persona.

La piel, las miradas, un piropo, el perfume, son todos elementos que pueden despertar el erotismo en una persona. "Hay que entender que las arrugas o el pelo blanco no son enfermedades, que nos podemos erotizar más allá del paso de los años. El tiempo del deseo, del sexo, está siempre", cerró Iacub.

Deseo sexual. No se limita por la edad, sino por problemas físicos o psicológicos.

Causas más frecuentes de limitación sexual

Varón. La cantidad de medicación que ingieren puede limitar la capacidad eréctil (aún cuando sea otro medicamento, el que mejore el desempeño).

Mujer. El factor determinante que aún hoy pone término a las relaciones sexuales es la viudez, seguido por no poder tener hijos o no verse atractivas.

 

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo