?>
Tus abuelos

Pérdida del gusto en la tercera edad

Lo primero que se pierde es la capacidad para detectar el sabor salado.

Los ancianos sufren una pérdida selectiva del gusto, especialmente del sabor salado, mientras que los demás sabores se siguen percibiendo correctamente. La pérdida de la capacidad para detectar el sabor salado hace que los ancianos perciban la comida como sosa, y si cocinan ellos mismos, añaden a la comida mucha sal. El abuso de sal es perjudicial puesto que contribuye a aumentar la presión arterial, que de por sí está ligeramente aumentada en los ancianos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo