?>
Tus abuelos

Ejercicios para realizar en compañía de uno mismo

Estas técnicas favorecen la relajación y aportan un mayor control en situaciones de estrés.

Los síntomas de la ansiedad y la depresión pueden controlarse mediante algunos sencillos ejercicios, que practicados de forma regular ayudarán a disminuir considerablemente estas “molestias”.

Estas técnicas favorecen la relajación y aportan un mayor control en situaciones de estrés. Ninguna de ellas reemplaza a la asistencia de un profesional de la salud, siempre es conveniente contar con supervisión antes de intentar cualquier terapia alternativa.

¿Cómo y dónde hacerlos?
Estos ejercicios pueden realizarse cómodamente sentados, en una buena postura ya sea en una silla o acostados en el suelo, en una posición confortable. El lugar debe ser tranquilo y agradable, con luz cálida, si se lo prefiere con música relajante. En www.youtube.com se puede buscar una banda de sonido acorde tipeando “relajación jacobson” y, de paso, ejercitamos algo de computación.
Ejercicio de Relajación de Jacobson
Respira profundamente, mantén el aire cinco segundos y exhala muy lentamente, continua haciéndolo durante todo el proceso de relajación. Ahora que ya estás en una posición cómoda y concéntrate en tu frente, arruga tu frente fuertemente durante cinco segundos, siente la tensión que se produce y comienza a relajarla lentamente durante veinte segundos. Cierra los ojos fuertemente durante cinco segundos, siente la tensión que se produce y comienza a relajar tus ojos muy lentamente.

Ejerce presión ahora sobre tu mandíbula, aprieta tus dientes y tus labios durante cinco segundos y comienza a relajarlos separándolos ligeramente. Continúa con tu cuello, ejerce presión y mantenlo tenso durante cinco segundos, relaja tu cuello durante 20 segundos. Encoje tus hombros, elévalos hacia la nuca y ponlos en tensión cinco segundos. Relájalos y déjalos caer lentamente.

Concéntrate ahora en tu brazo derecho, levántalo y cierra tu puño con fuerza, ejerce toda la presión que puedas en tu brazo durante cinco segundos. Relájalo gradualmente mientras bajas el brazo, abre lentamente tu mano y descansa tu brazo sobre el muslo. Repite esta operación con tu brazo izquierdo.

Inclina tu espalda hacia adelante y lleva los codos hacia detrás tensando todos los músculos, siente la tensión que se produce y mantenla durante cinco segundos. Relaja tu espalda volviendo a la posición inicial muy lentamente. Inspira profundamente y mantén el aire en tus pulmones.

Siente la presión de tu pecho y exhala muy lentamente relajando todos los músculos de esta zona de tu cuerpo. Tensa los músculos de la zona abdominal manteniéndolos bien rígidos durante cinco segundos, relájalos lentamente. Contrae los glúteos manteniendo la presión y relájalos lentamente.

Levanta tu pierna derecha, tensa tu muslo y tu pantorrilla, dirige los dedos de tu pie hacia abajo y mantén la posición durante cinco segundos. Siente la tensión y relaja tu pierna lentamente. Repite la operación con tu pierna izquierda.

Beneficios de los ejercicios
- Aumentan la capacidad de concentración
- Mejoran la calidad del sueño de manera natural
- Estabilizan el ritmo cardíaco
- Refuerzan sistema inmunitario, debilitado por el estrés
- Aumentan la autoestima
- Aportan energía y vitalidad
- Evitan la hiperventilación y permiten respirar mejor
- Aumentan la capacidad de recuperación física y mental
- Ayudan a disminuir y controlar la tensión arterial
- Disminuyen los dolores musculares
- Reducen el estrés diario y facilitan la relajación
- Mejoran la circulación sanguínea

Sumate a la conversación
Seguí leyendo