?>
Tus abuelos

Cómo prevenir caídas en los adultos mayores

Las caídas son un temido problema para las personas mayores, pero la buena noticia es que con frecuencia son evitables. La prevención, un punto a tener en cuenta.

El refranero popular tiene entre sus dichos a uno que es de los más utilizados. “Mejor prevenir que curar” es una frase que se adapta a distintos ámbitos, incluso el que motiva a esta nota. Un objetivo de suma importancia en la etapa del envejecimiento, es mantener la independencia y autonomía. La independencia funcional no es otra cosa que la capacidad de cumplir o realizar determinadas acciones, actividades o tareas requeridas en el diario vivir.

Las caídas son un temido problema para las personas mayores, pero con frecuencia son evitables, es por eso que Tu Día consultó a Haydee Lenkiewicz, licenciada en kinesiología y fisioterapia de la Regional IV Capital del Colegio Profesional de Kinesiólogos y Fisioterapeutas de Córdoba, cómo actuar en estos casos. “La caída se define como la consecuencia de cualquier acontecimiento que precipita al individuo al suelo, contra su voluntad. En general se suele hacer el tratamiento de la consecuencia de las caídas y en ocasiones no se evalúan las posibles causas, siendo esto motivo de nuevas caídas”, explicó la especialista en gerontología.

Y agregó: “Es fundamental identificar las razones de la caída y sus posibles riesgos, teniendo en cuenta que aún en los casos donde las caídas no se acompañan de lesiones graves, suelen reducir el nivel de actividad por el temor a nuevas caídas”.

La prevención debe ser la conducta deseada, ya que una caída puede producir un deterioro importante en la calidad de vida de la persona, además de generar altos costos y llevar a la muerte.

Riesgos. Dentro de los grupos de riesgo se considera a las personas que sufren afecciones neurológicas, amputación de miembro inferior, enfermedades agudas y disminución de la conciencia por medicamentos, entre otras. “Los factores de riesgo intrínsecos tienen que ver con proceso de patologías o deterioros que predisponen a la caída. Se consideran factores relacionados con las caídas, la disminución del equilibrio, de la fuerza y de la flexibilidad”, contó Lenkiewicz.

Pero, también deben considerarse factores de riesgo (extrínsecos) a aquellos que tienen que ver con cuestiones ambientales (barreras arquitectónicas, urbanísticas o de la comunicación) y que son los que se pueden corregir con mayor facilidad. Entre los factores más frecuentes están la iluminación inadecuada; superficie de suelo irregular o resbaladizo; escalones; bañera inaccesible; entre otros.

“En relación con los factores de la actividad suelen producirse las caídas durante la realización de las rutinas diarias y no durante la ejecución de tareas inusuales o “peligrosas”. Las caídas más frecuentes se producen cuando la persona mayor se inclina o se levanta de la silla o durante los desplazamientos”, explicó la licenciada.

Y siguió: “El mayor porcentual de caídas se produce en sus domicilios durante las actividades rutinarias y frecuentemente cuando se levantan por la noche. También son frecuentes las caídas en los paseos o mientras realizan consultas o trámites, debido a la falta de accesibilidad (veredas desparejas, pozos, escalones muy altos).

Programa Multifactorial de Prevención en Caídas

*Fortalecimiento de grupos musculares

*Pautas para mejorar el equilibrio

*Disminución de los riesgos del entorno

*Orientación en el uso de accesorios

*Orientación psicológica y gerontológica

*Campañas de información

Tips

**Para prevenir caídas en la casa

» Incorporar pasamanos en las entradas, pasillos y escaleras.

» Uso de alfombras de goma en bañera o ducha, fijados al piso y accesorios en los baños, para sujetarse y una silla o banco en la ducha.

» Mejor iluminación en los ambientes.

» Utilizar superficies antideslizantes.

» Evitar alfombras, cables u otros objetos no fijos.

» En la cocina evitar muebles situados a una altura inadecuada.

» Llevar calzado con suela de goma.

» Usar andadores y/o bastones para prevención.

» Cuidado y control de medicamentos

» Realizar ejercicios regularmente.

» No levantarse abruptamente.

**Para prevenir caídas en la calle
» Si la marcha es insegura, usar bastones y andadores para salir a caminar.
» Evitar las veredas estrechas, con desniveles, baldosas sueltas, obstáculos.
» Atención en los cruces de avenidas y semáforos de breve duración.
» Evitar los bancos de plazas y jardines de altura inadecuada.
» Pedir ayuda para subir los escalones inadecuados de colectivos.
» Llevar calzado cómodo y adecuado.
» Evitar los horarios de temperaturas extremas.
» Hacer controles de la vista y audición.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo