?>
Tus abuelos

Adultos mayores y frío: hay que moverse más

Los días más fríos no tienen que ser una barrera para que los abuelos se queden estáticos, al lado de la estufa y encerrados. El movimiento es salud.

En invierno se sale poco de casa. Pero existe el peligro de una inmovilidad excesiva. Las articulaciones y los músculos que no trabajan se endurecen, se atrofian y pueden conducirte a una torpeza progresiva y en algunos casos a la invalidez. No renuncies a pasear: abrigate bien y seguí con tus paseos. Si el tiempo te lo impide, camina por dentro de casa. Poné el reloj y cronometrá el tiempo.

No te quejes, da el primer paso

Antes de quejarte porque no recibes visitas o llamados con frecuencia, tomá la iniciativa y decíle a tus familiares y amigos que te gustaría verlos más y pónganse de acuerdo para que esto ocurra.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo