?>
Tu seguridad

Aumentá la seguridad de tu casa o departamento

Los delincuentes suelen aprovecharse de cualquier descuido para ingresar a nuestras viviendas. Acciones muy simples nos ayudan a sentirnos más seguros.

Una casa, la nuestra, es el lugar donde nos sentimos más seguros: “Nada malo puede pasarte en tu casa”, es la vieja lección que nos enseñaron nuestras abuelas cuando los miedos se nos venían encima. Y con esa convicción crecimos. Ahora sabemos que si no la protegemos, nuestra casa puede ser blanco de los delincuentes.

La Policía no puede intervenir preventivamente en cada hogar. Debemos ser nosotros quienes asumamos un rol protagónico en cuidarlo con simples acciones que, de convertirlas en rutina, pue-den ser muy efectivas: una sencilla luz encendida y la radio sonando en el interior de la casa disuade tanto como un móvil patru- llando.

Te proponemos que empieces a incorporar a tus hábitos estas medidas. Hacerlo de manera sistemática, puede marcar la diferencia entre sentirte seguro y no.

• Asegurate que cada puerta externa tenga un cerrojo extra de seguridad, además del convencional, ya que uno, a veces, no es suficiente.
• Si llegás a tu casa y ves algo sospechoso, como una ventana rota o una puerta abierta, no ingreses y llamá a la Policía.
• Si escuchás gritos de auxilio frente a tu casa, no salgas: puede ser una trampa. La mejor ayuda que podés proporcionar es hacer un llamado al “101”
• Tené en lugares de fácil acceso los números telefónicos de importancia: Policía, Bomberos, hospitales, etc.
• Si te vas de tu casa, simulá la presencia de personas en su interior: dejá una luz encendida y que se escuche el sonido de la radio o la tele.
• Si vas a ausentarte por varios días, arreglá con tus vecinos, familiares o amigos para que recojan la correspondencia o los diarios de tu domicilio.
• Instalá una luz interior y/o exterior que se encienda y apague con una célula fotoeléctrica o sensor.
• No tengas las llaves junto con documentos o papeles que puedan indicar a quién pertenecen, ni identifiques el llavero con datos personales.
• En lugar de esconder las llaves fuera de tu casa, en una maceta o bajo la alfombrita, entregale una copia a un vecino o al portero. No tengas las llaves de la casa junto con las del auto,  sobre todo si estacionás en un garaje público.
• Cuando te mudes a una nueva casa, cambiá la combinación de la cerradura. Si se te pierden las llaves, reemplazá la cerradura.
• No des información personal o copias de llaves a personas que trabajan en tu casa: pintores, jardineros, plomeros, electricistas o  personal doméstico con el que no tengas confianza.
• Jamás brindes información por teléfono respecto de tus horarios, salidas o viajes a desconocidos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo