?>
Tu salud

Vitrificación de óvulos, alternativa para futuras mamás

La técnica se aplica en mujeres que deciden postergar el embarazo algunos años.

La vitrificación es un tratamiento a través del cual se extraen óvulos de una mujer para conservarlos mediante un proceso de congelación rápida que hace que las células no se dañen y que queden en perfecto estado para su fecundación en un futuro. 

Extracción, congelamiento y conservación. Esos son los tres pasos básicos que se siguen en el proceso de vitrificación de óvulos cuando una mujer decide preservar estas células para no perder su fertilidad por el paso del tiempo y hasta que llegue el momento señalado para la maternidad.

 
Según el doctor Gustavo Gallardo, médico especialista en medicina reproductiva de Sublimis, con esta técnica se evita que el agua de las células se congele, formando cristales en el interior de las mismas que rompen las membranas celulares y los diminutos órganos internos de la célula (organelas).
 
Con este método de congelación "ultrarápida" el agua celular se convierte en  un líquido aceitoso que evita los daños descriptos, conservando la integridad de toda la célula ovular: membranas y organelas.
 
"Con esta técnica le ganamos al tiempo, porque una mujer de 30 años que toma esta decisión cuando quiera tener un hijo, y sea cinco o 10 años más grande, va a poder contar con óvulos de 30 años de edad, aún cuando ella cuente con 35 o 40 años, y esto le facilitará enormemente poder ser madre", destacó el especialista.
 
Además, Gallardo apuntó: "Esto es muy útil en estos tiempos en los que las parejas se consolidan en una edad más adulta y ellas se embarazan más tarde".
 
El medico indicó que este tratamiento se debe realizar antes que la mujer cumpla 40 años, ya que después de esa edad las células reproductivas se deterioran mucho.
 
"El procedimiento para hacer la extracción de óvulos es parecido al de la fertilización in vitro. Todo esto comienza con un ciclo menstrual en el que medicamos a la paciente para que en sus ovarios proliferen muchos óvulos, se va medicando a la paciente acompañando la maduración ovular.  Cuando ocurre esto se anestesia a la mujer y se hace una punción aspirativa para extraer las células y congelarlas", aseguró Gallardo.
 
Según el doctor Gustavo Gallardo aconsejó, este procedimiento se realiza durante dos o tres ciclos y en cada uno se congela cierta cantidad de ovocitos, para que cuando llegue el momento de realizar la fecundación se tengan buenas chances lograr el embarazo.
 
Los óvulos se congelan con nitrógeno líquido a una temperatura de 180 grados bajo cero, y pueden mantenerse en esta situación durante muchos años sin sufrir ningún deterioro.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo