?>
Tu salud

El uso de auriculares disminuye la audición

Alrededor del 10% de las personas que usa auriculares a un volumen muy alto experimenta pérdidas auditivas. Con el tiempo, el daño puede ser irreversible.

En Argentina hay un promedio de 1,5 celular por cada habitante. Todos estos aparatos vienen de fábrica con un auricular entre sus accesorios. Si a eso se le suma que la mayoría elige este receptor para escuchar música o la radio mientras va por la calle o está su casa, la ecuación es simple: casi todos los argentinos usan auriculares. Aunque, ¿lo hacen de manera correcta, conscientes del impacto que puede generar su uso en la audición?

Diversos estudios científicos demostraron que entre un 5% y un 10% de las personas que utilizan auriculares a un volumen muy alto presenta pérdidas auditivas con el correr del tiempo. Por esa causa, incluso muchas de ellas sufrirán de presbiacusia prematura, o de tinnitus o acúfenos (percepciones subjetivas de sonidos en los oídos que no proceden de una fuente externa).

Muchos especialistas ya hablan de la sordera de los reproductores digitales para graficar el aumento de jóvenes con problemas de audición propios de los adultos mayores. Es que entre el manos libre del celular, los aparatos para reproducir música y la moda de los receptores envolventes, hoy en día el audio para por estar enchufado permanentemente a los auriculares.

Aunque existen otros factores que intervienen en la pérdida de audición, bajar el volumen es el consejo más extendido entre los expertos. Mónica Matti, gerente de Formación y Calidad de Gaes Centros Auditivos, explicó a Tu Día que la pérdida de audición conlleva otros problemas mayores que son fácilmente evitables. “Los resultados de la pérdida de audición son variados y lo peor es que pueden llevar a situaciones de deterioro de la discriminación oral y la conversación normal, la dificultad para relacionarse, la disminución del rendimiento académico y laboral, y un claro sentido de aislamiento, soledad y depresión”, subrayó.

La clave: bajar el volumen

La exposición a niveles de sonido menores a 70 dB (decibelios) no produce daño auditivo, independientemente de su duración. Pero si este umbral sube a 85 dB, por más de 8 horas diarias, puede ser un factor de riesgo para la audición. Así las cosas, el daño está relacionado con la presión sonora y el tiempo de exposición.

Según los resultados preliminares del Estudio sobre la Audición, el 78% de los argentinos considera que vive en una población ruidosa. “Sin notarlo, estamos expuestos a los factores negativos extrauditivos del ruido. El síntoma principal del trauma acústico crónico es una sensación de ensordecimiento, que se convierte en una clara hipoacusia o sordera. Ésta puede ser bilateral, salvo en ciertas situaciones en que la exposición de uno de los oídos ha sido mayor que la del otro”, detalló Matti.

***¿Cómo cuidarse?

Prevenir el trauma acústico y las infecciones del oído.

No exponerse a sonidos fuertes, como en los recitales.

No abusar de los auriculares.

***Tratamientos médicos

La habituación mediante técnicas de reentrenamiento, que disminuyen el reflejo de alerta y aumentan el bloqueo subcortical, suelen ayudar a recuperar la audición.

***No te olvides de tus oídos

Podés llegarte al centro de Gaes en Córdoba, para un asesoramiento auditivo gratuito. En Derqui 63, Nueva Córdoba.

***Así escucha el oído

El nivel de energía en el oído se mide en decibeles (dB).

» Un susurro puede registrar 15 decibeles (dB).

» El rumor suave del trabajo de una oficina, cerca de 40 dB.

» Una conversación normal, hasta 60 dB.

» El ruido de la calle, 90 dB.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo