?>
Tu salud

Un tercio de las galletitas que se venden en el país tienen grasas trans, perjudicial para la salud

En Argentina, 1 de cada 3 galletas contiene grasas trans. Éstas aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares, una ley nacional indica que para diciembre de 2014 deben eliminarse de los alimentos.

El consumo de grasas trans es peligroso para la salud porque aumenta, entre otras patologías, el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, los ácidos grasos trans están presentes en una gran cantidad de alimentos procesados porque ofrecen ciertas ventajas de conservación, estabilidad y bajo costo.

Pero a pesar de todas las advertencias sobre este tipo de productos, siguen aumentando las estadísticas que asocian el consumo de grasas trans con la mortalidad y discapacidad producto de las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares. Según un estudio de la Fundación InterAmericanadel Corazón Argentina (FIC), en nuestro país, una de cada tres galletitas contiene grasas trans.

De acuerdo a la investigación de FIC Argentina, el 68% de las galletitas dulces rellenas tiene grasas trans. Le siguen los bizcochos y galletitas variadas con un 62%; luego, las galletitas dulces secas con un 24%, las crackers o galletitas de agua con un 10% y en último lugar las galletas de arroz con un 5%. Según datos de Euromonitor International, Argentina lidera el consumo per cápita de galletitas en América y es uno de las más altos del mundo, con cifras de 10.1 kilos per cápita al año.

En 2010 el Ministerio de Salud de la Nación lanzó la campaña "Argentina 2014 libre de grasas trans" para informar a la población sobre los efectos nocivos del consumo de grasas trans y lograr que todas las empresas de alimentos realicen las modificaciones tecnológicas necesarias para adecuarse al nuevo artículo establecido en el Código Alimentario Argentino. El artículo exige la restricción del contenido de grasas trans en los alimentos industrializados, estipulando que no debe ser mayor a 2% del total de grasas en aceites vegetales y margarinas destinadas al consumo directo y a 5% del total de grasas en el resto de los alimentos. La fecha límite para que las industrias cumplan con esta restricción venció en el 2012 para los aceites y margarinas y alcanzará a los demás alimentos en diciembre del 2014.

Lo que consumimos

Según datos de la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud realizada por el Ministerio de Salud de la Nación en 2005:

» Niños, de 6 a 23 meses, consumen un promedio de 27,4 gramos diarios de galletitas dulces secas

» De dos a cinco años, 45,4 gramos diarios (un aporte de 1,04 gramos y 1,27 gramos de grasas trans por día, respectivamente).

» En mujeres, de 10 a 49 años, el consumo promedio de crackers o galletitas de agua es de 39,2 gramos diarios (un aporte de 0,65 gramos de grasas trans y se cubre un 30% del límite máximo recomendado).

Medidas

Para reducir el consumo grasas trans en la población los gobiernos deberían:

» Adoptar las medidas necesarias para reducir el uso de grasas trans.

» Establecer estándares de etiquetado para facilitar la información a los consumidores.

» Monitorear la implementación de las medidas para vigilar su cumplimiento y efectividad.

» Concientizar a la población acerca de los riesgos para la salud que produce el consumo de grasas trans.

Galletas, el primer lugar.

Le siguen, baños de repostería (83,3%), alfajores (28,6%), productos de panadería(31,6%) y platos listos como arroces y pastas (27,8%).

Sumate a la conversación
Seguí leyendo