?>
Tu salud

Terapia con imanes para el dolor

Desde el dolor crónico y las enfermedades autoinmunes, hasta trastornos por estrés, osteoporosis y artritis se puede curar con magnetoterapia. De qué se trata el tratamiento con imanes, cómo funciona y para qué sirve.

Si bien el uso de imanes para aliviar el dolor data desde la antigüedad, hoy en día este tipo de tratamientos se impone cada vez más, redundando en bienestar y salud para las personas. La magnetoterapia más conocida es la kinesiología, aunque también tiene muy buenos resultados para el tratamiento de otras patologías, ya que estabiliza el campo magnético alterado por la enfermedad.

Para saber de qué se trata, cómo funciona y cuáles son sus secretos y beneficios, Tu Día habló con Graciela Pérez Martínez, experta en biomagnetismo y creadora en Argentina de la terapia con imanes. La directora de la Escuela Azul Camet también estará el mes próximo en Córdoba, dictando un seminario sobre este tema.

La terapia con imanes, según explicó la investigadora, se apoya en el conocimiento de la biología y en investigaciones que confirman que las células emiten señales eléctricas. “En el cuerpo, existen corrientes eléctricas que producen campos magnéticos, que se extienden fuera del cuerpo. Por lo tanto, los organismos pueden verse influidos también por campos magnéticos externos. Los imanes generan y emiten ondas magnéticas que atraviesan los tejidos vivos. Actúan sobre el sistema nervioso y el circulatorio, equilibrando la energía general del cuerpo”, detalló.

Respecto del tratamiento en sí, Martínez contó que se utilizan imanes de 200 a 4.000 Gauss. De un lado es el polo positivo y del otro es el negativo, por lo que los dos polos se encuentran en una misma pieza. Los imanes se apoyan en el cuerpo, aún con ropa puesta, y ellos solos ejercen la acción terapéutica. Pueden calmar dolores, bajar niveles importantes de ansiedad, energizar, ayudar a quienes no pueden dormir bien y mucho más.

Pero, ¿cómo pueden sanar, aliviar y curar los imanes? La clave está en la organización del flujo de la energía del individuo y descubrir dónde se bloquea para poder liberarla. La acción de los imanes se verifica sobre el potencial de corriente continua de la red de células gliales que acompaña a las vías nerviosas. Y su efecto es terapéutico, siempre. “No es magia, es energía magnética”, subrayó la especialista.

La magnetoterapia en otras formas de aplicación se utiliza en medicina hace décadas, por ejemplo en kinesiología, ya que se sabe que acelera la curación de lesiones óseas, musculares, tendinosas y articulares, entre otras. El uso de imanes no tiene contraindicaciones o efectos secundarios, pero hay pacientes cuyo tratamiento debe tener ciertas precauciones especiales. Se puede aplicar en todas las edades y en cualquier situación donde haya desorden de la energía vital.

Para qué se usa

Alivio del dolor, mejoría de enfermedades crónicas y rejuvenecimiento celular general, beneficioso en toda clase de patologías.

Los efectos de la terapia con imanes en la salud

» Equilibra el metabolismo.

» Limpia los depósitos de calcio y grasa adheridos a las arterias.

» Estabiliza la presión arterial.

» Estimula los mecanismos de defensa.

» Beneficia el humor y energiza en casos de agotamiento.

Cursos de imanes en Córdoba

Graciela Pérez Martínez, referente internacional en el uso de imanes, dictará un seminario en Córdoba, el próximo mes. Las inscripciones para el Curso de Formación Profesional en Biomagnetismo Integral, con el exclusivo y nuevo sistema AzulCamet, ya están abiertas. Aquí, los encuentros serán el 11, 12 y 13 de abril. Más información: www.terapiabiomagnetica.com.ar.

Los cursos son de formación profesional y los asistentes obtienen el certificado de Técnico en Biomagnética. El objetivo es formar profesionales con el exclusivo y nuevo sistema AzulCamet, una técnica 100% natural no invasiva cuya base es el rejuvenecimiento celular, aliviar dolores y mejorar enfermedades crónicas.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo