?>
Tu salud

Soluciones para las várices, sin eliminarlas

Una novedosa microcirugía permite conservar y reparar las venas enfermas. La valvuloplastia externa se realiza con anestesia local, en muy breve tiempo, y con deambulación inmediata.

El 45% de los argentinos y el 55% de la población femenina tiene problemas varicosos. La problemática es tan creciente que el Ministerio de Trabajo de la Nación incluyó a las várices en las afecciones que deben cubrir las ART. La medida le da un marco legal a un problema de salud laboral creciente y serio que afecta a ambos sexos.

Quienes padecen este mal saben de lo doloroso y molesto que son los tratamientos para las várices. El procedimiento más común y clásico consiste en una cirugía mayor, con internación y un postoperatorio bastante molesto. Concretamente, las venas enfermas son extirpadas. Existen distintas técnicas, pero todas eliminan la raíz del problema. Sin embargo, esta cura no es completamente satisfactoria, ya que la eliminación de estas importantes venas conlleva a la aparición futura de nuevas várices.

Por suerte, la medicina preventiva y la atención precoz avanzan a pasos agigantados y priorizan reparar y conservar estructuras, órganos y tejidos. En el caso puntual de las várices, existe un novedoso método de microcirugía no invasiva que soluciona grandes problemas.

Tu Día le consultó al médico investigador argentino Miguel Ángel Gramajo Booth a cerca de la valvuloplastia externa, un tratamiento mínimamente invasivo que repara las várices sin eliminarlas.

“La valvuloplastia externa es un procedimiento de minicirugía ambulatoria que permite reparar las válvulas incompetentes de las venas safenas, conservándolas. Se efectúa con anestesia local y, cuando termina esta minicirugía, el paciente comienza a deambular inmediatamente, puede viajar, hacer deportes o trabajar”, explicó el especialista pionero en flebología restaurativa.

Los síntomas, al resolverse la causa, van disminuyendo notoriamente hasta ser imperceptibles. Sus resultados funcionales son definitivos y auguran una mejor perspectiva que con los tratamientos tradicionales. Además, con este procedimiento, se está evitando extirpar venas. “Además de ser una cirugía mayor, con sus consecuentes riesgos, eliminar las várices priva a las piernas de importantes venas que pueden volver a funcionar correctamente”, señaló el flebólogo.

Avances importantes

Estas cirugías de avanzada buscan restablecer la función a la normalidad, lograr mejores resultados estéticos y reducir factores de riesgo.

Por qué aparecen las várices

» En la aparición de várices tiene mucho peso la actividad que se desarrolla. Los trabajos que obligan a estar mucho tiempo de pie, o sentado, pueden agravar el problema.

» También el sedentarismo y la obesidad suben el riesgo de padecer problemas venosos.

» Las várices de cierta dimensión constituyen un problema funcional casi siempre originado en fallas valvulares. No sólo constituyen un problema estético.

» Es una afección hereditaria que se transmite genéticamente tanto en mujeres como en hombres.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo