?>
Tu salud

Cómo sanarte utilizando distintas terapias alternativas

Estar sanos, felices y activos define una buena vida. ¿qué harías para conservarte así?. Algunas terapias alternativas plantean revisar hábitos y actitudes.

Muchas cárceles, sobre todo en Estados Unidos, fueron pintadas de rosa porque los estudios científicos afirman que tranquiliza a los reclusos; aunque muchas debieron quitan el color porque, al contrario, irritaba a los guadiacárceles. No todos necesitan lo mismo.

Cuando la psiquis o el cuerpo está enfermo, en algunas ocasiones el paciente busca un remedio más allá del recetado por su médico especialista; recurre a terapias alternativas como la cromoterapia, aquella misma usada para sosegar a los presos. Además de la terapia que emplea la vibración de los colores para mejorar la salud mental o física, otras como la homeopatía, psicodrama, biodanza, reflexología, Reiki, yoga, acupuntura, programación neurolinguística, Chi kung, aromaterapia y risoterapia, vienen a responder lo que la medicina tradicional no puede.

La literatura científica actual carece de investigaciones suficientes para confiar o descartar sin más, estos métodos de reducción de síntomas y mejora de la calidad de vida de los pacientes. Sin embargo, los propios médicos y agentes sanitarios observan que ciertas terapias son efectivas. La termoterapia, por ejemplo, está recomendada para personas con reumatismo. Se receta baños de agua caliente (38º C) durante 15 minutos junto con el tratamiento de rehabilitación propio para la enfermedad. Aclarar que los baños acompañan al método médico de cura es de vital importancia.

"No la llamaría terapia alternativa, diría mejor que es complementaria", explica Graciela Eberhardt, facilitadora de biodanza. El paciente no deja a su médico, ni debe abandonar las recomendaciones que le dicta; en todo caso, cuenta la especialista que "los mismos psiquiatras, psicólogos o clínicos le recomiendan sumar a su tratamiento, estos métodos no convencionales".

La biodanza, al igual que otras terapias, acompaña al tratamiento médico pero también previene enfermedades. Trabaja con las vivencias de las personas, busca que se conecten con sí mismas, reconozcan su cuerpo, a su entorno y al otro; todo esto a través de la música, el movimiento, la reflexión y el contacto. Les levanta el ánimo y por ende, fortalece el cuerpo.

Risa, color... para sanar

Risoterapia. Técnica psicoterapéutica que produce beneficios mentales y emocionales por medio de la risa. En general se practica en grupo para aprovechar el contagio de risas entre personas. Lo ideal es reir un minuto, tres veces al día. Se estimula con recuerdos, conversación, ejercicios y juegos.

Cromoterapia. Los colores actúan en lo físico, emocional y estado anímico de las personas. Varía el uso de esta terapia, unos lo usan para estimular la psiquis, otros directamente aplican una luz del color sobre la zona de dolor.

Biodanza. Es un sistema de integración afectiva, renovación orgánica y de reaprendizaje de funciones originarias de vida, cuyo abordaje se basa en la inducción de vivencias a través de la música, la danza, el canto y diversas situaciones de encuentro en grupo.

Homeopatía. Utiliza substancias orgánicas, minerales y vegetales para estimular las defensas inmunitarias del organismo. De este modo, el cuerpo puede movilizar sus defensas propias, en contra de los agentes patógenos, virus y bacterias, y recuperar su equilibrio.

Reiki. Trabaja reestableciendo el flujo normal del Ki, que a su vez acelera la capacidad natural de autosanación del cuerpo. Esta energía se canaliza a través de las manos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo