?>
Tu salud

Cómo saber cuándo hay que ir a una guardia o consultar al médico personal

Médico personal y consultas en guardia, cuándo acudir a cada una y no sufrir de visitas indiscriminadas a sistemas de emergencias médicas.

En las últimas décadas el avance tecnológico de la medicina trajo consigo la multiplicación de las especialidades médicas y así cada paciente empezó a tener tantos médicos como afecciones. ¿Consecuencias? La obstaculización de la visión integral de la persona y la relación médico-paciente mantenida a lo largo del tiempo.

En la actualidad, que el médico personal tome un rol protagónico es todo un desafío. Es él quien conoce las necesidades de la persona, su familia y las características de su entorno, y el que puede anticiparse a posibles eventos manteniendo la calidad de vida.

Según la prepaga Omint, "son muchos los pacientes que realizan consultas indiscriminadas a las guardias médicas o solicitan médicos a domicilio con profesionales que -si bien pueden diagnosticar y resolver episodios agudos-, al desconocer los antecedentes y las características del paciente, muchas veces se pierde la eficacia de la atención".

La atención del médico domiciliario o de una guardia es fundamental ante situaciones que requieran atención de urgencia o cuando no es posible contactarse con el médico personal. Pero todos enfrentamos alguna vez el dilema de concurrir o no a la guardia, y sobre todo en la Argentina, un país cuya población -según los especialistas- suele ignorar cómo y cuándo utilizar los servicios sanitarios de urgencia.

Cinco razones para no concurrir a la guardia, pero sí consultar con su médico personal:

» Dolor de garganta, fiebre baja, molestias urinarias leves; esto puede necesitar una llamada telefónica o una visita a tu médico personal.

» Un apto físico para el gimnasio.

» Dolores que te resultan familiares, que se repiten de tanto en tanto; como dolor de cintura, de columna cervical o un dolor de cabeza leve, que ceden con analgésicos comunes.

» Problemas digestivos menores como: retorsijones, gases, distensión abdominal, constipación o diarreas leves.

» Si se te venció una receta.

» Si necesitás realizar un chequeo preventivo.

Importancia de contar con un médico clínico o personal, cuyas funciones principales son:

» Identificar los principales riesgos de enfermarse.

» Utilizar la relación médico-paciente para entender, educar y promover la salud en la persona y su familia.

» Coordinar los recursos del sistema de salud y asesorar al paciente para obtener el mejor resultado posible en el tratamiento de sus dolencias.

Director de orquesta

El médico personal tiene la función de coordinar todos los instrumentos, indicando en qué momento se debe tocar cada uno. Es el responsable de diseñar, coordinar y administrar tus cuidados preventivos, así como de responder a tus problemas de salud.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo