?>
Tu salud

Cómo evitar los malos olores corporales

La osmidrosis, o simplemente mal olor corporal, es un trastorno que afecta a millones de personas en algún momento de su vida. Te contamos los olores más comunes y cómo podés combatirlos.

La piel es el hogar de numerosas comunidades de bacterias encargadas de producir grasa, sudor y cabello, y todos los olores asociados a ellos. Y también genera sudor, que en realidad es inodoro. Pero al combinarse con las bacterias, produce mal olor. Por eso, oler siempre bien sería casi imposible. Sin embargo, el problema persigue a miles de personas. La buena noticia es que se puede mantener a raya.

La osmidrosis, o mal olor, es un fenómeno común en los adolescentes que atraviesan la pubertad. Principalmente mujeres de entre 14 y 16 años, y hombres de entre 15 y 17. Pero también puede afectar a personas obesas, a los que consumen mucho picante y especias y a personas que sufren enfermedades como diabetes. Los niños, en tanto, no huelen porque no secretan sudor, entonces la bacteria no tiene nada con que interactuar.

Más allá de lo científico, los olores son naturales en los seres humanos. Los hay menos o más desagradables, pero lo cierto es que nadie huele 100 por ciento a rosas. Así que, a no preocuparse tanto y ocuparse más de controlarlos. Estos son los cuatro olores corporales más comunes. De paso, algunos consejos para combatirlos.

*Pies. En los pies hay 250 mil glándulas sudoríparas. Usar medias húmedas o zapatos cerrados durante mucho tiempo puede causar sudoración excesiva. Este mal olor se puede solucionar tratando de eliminar el crecimiento excesivo de bacterias malolientes. Después de lavar y secar los pies, aplicar una solución diluida de aceite de hierba de limón o aceite de verbena. Usar talco mezclado con ácido bórico y bicarbonato de sodio.

*Axilas. Son glándulas sudoríparas hiperactivas. La mayoría de las personas necesitan desodorantes y antitranspirantes. Pero a otros no les funciona. Para combatirlo, preparar una solución de ácido bórico o ácido tánico. También se puede tratar la zona con cremas con antibióticos para matar las bacterias que ahí se multiplican.

*Aliento. Se le puede echar la culpa a las bacterias que se alimentan de las partículas de comida que quedan en medio de las papilas gustativas. Usar hilo dental, cepillar los dientes y la lengua y beber mucha agua es la artillería pesada contra este mal olor.

*Cuerpo. La piel es un verdadero mapa de bacterias. Mide, en promedio, unos dos metros cuadrados y en cada centímetro cuadrado del órgano hay más de 600 glándulas productoras de sudor. Se puede solucionar usando un jabón antibacterial. Usar ropa de algodón en verano. En lugar de usar desodorante, limpiar las zonas más sudorosas con vinagre blanco o alcohol. Nunca volver a usar una ropa sin lavar y mantener una dieta equilibrada y sana.

Consejos básicos para combatir el mal olor
» Reducir el consumo de carnes, sal y alcohol.
» Tomar agua.
» Evitar las telas sintéticas y elegir las naturales, como el algodón.
» No usar cremas ni aceites que saturen los poros de la piel.
» Evitar estresarse. Esto afecta también la producción de sudor y puede ser causante de mal olor.
» Bañarse más y lavar la ropa con más frecuencia.
» Los desodorantes más efectivos son los que contienen aluminio y zinc. Ojo que los antitranspirantes bloquean las glándulas sudoríparas.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo