?>
Tu salud

Los beneficios del jengibre

Esta planta originaria de Asia posee una gran cantidad de beneficios para el organismo. Puede llegar a curar desde enfermedades respiratorias hasta problemas sexuales. Conocela.

Desde la antigüedad, el jengibre fue utilizado en el Extremo Oriente para el tratamiento de inflamaciones y diversas enfermedades. Hoy en día, es un ingrediente clave en la mayoría de las cocinas asiáticas. Sin embargo, sus aceites esenciales, vitaminas, minerales, antioxidantes y aminoácidos convierten a este tubérculo es una excelente fuente de beneficios para el organismo.

En muchas culturas, el jengibre es considerado un remedio herbal. Entre sus propiedades, disminuye los dolores reumáticos, es eficaz contra la gripe y los resfríos, mejora el flujo sanguíneo, elimina el mareo y el vértigo, es un afrodisíaco y antidepresivo natural, combate el envejecimiento prematuro, reduce los niveles de estrés, disminuye las migrañas, previene el cáncer de colon y de ovario y facilita la digestión.

Otros de los beneficios de esta planta es que mitiga el dolor de muelas y su efecto antiinflamatorio es ideal en caso de padecer problemas de artritis en los huesos o reuma. Sirve para combatir el mal aliento y disminuye los dolores menstruales. Además, reduce los niveles de azúcar, esencial para los diabéticos.

En la cocina, sobre todo la asiática, esta raíz pisa fuerte, con una larga historia como condimento. Alguna vez, incluso, fue tan común como la sal y la pimienta. Es ampliamente utilizado en la cocina como especie y es un ingrediente indispensable en la gastronomía oriental. En otros platos occidentales, en cambio, esta planta se utiliza tradicionalmente en los alimentos dulces: jengibre confitado, ginger ale, jengibre instantáneo y pan de jengibre. Tiene un sabor fuerte y punzante, ligeramente dulzón.

El jengibre siempre tiene el mismo fin: ser consumido. Sólo es la preparación lo que difiere. Las raíces más jóvenes son limpiadas y cortadas para crear jengibre blanco, consumido por lo general crudo y con un sabor más potente y picante. Las raíces más viejas son generalmente cocidas y secadas para tés y especias. Además, se puede encontrar de diferentes maneras: crudo, seco, en polvo o cocido.

Para acceder a los beneficios de este tubérculo, se puede ingerir a través de infusiones, en licuados, jugos, ensaladas, guisados o postres.

Medicina natural
A lo largo de los años, el jengibre fue utilizado para combatir muchas enfermedades y prevenir otras tantas afecciones.

Para tener en cuenta
» CULTIVO EN CASA. Se puede cultivar jengibre en maceta o en el jardín a partir de una raíz de jengibre. Hay que dejar la raíz en remojo durante una noche, para que salgan los brotes. Luego, se planta directamente en la tierra, de manera horizontal sobre el sustrato y con los brotes hacia arriba. Es uno de los tubérculos más fáciles de cultivar. Requiere un suelo profundo, con bastante humus y bien drenado. El riesgo debe ser constante pero con poca agua. Tiene que estar lejos del sol directo y el frío.

» ATENCIÓN. La única contraindicación que genera el consumo de jengibre es la elevación de la temperatura corporal, por lo que no se recomienda a pacientes con fiebre. Y, en caso de embarazo, no debe ingerirse por un periodo superior a dos meses, ya que puede causar efectos negativos en el feto.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo